5 consejos para comer más sano

Conoce las verdaderas razones por las cuales es beneficioso para ti comer de forma sana. Esta reflexión te va a ayudar a vivir una vida más saludable y una forma por dónde empezar es por aprender a nutrir tu cuerpo con una alimentación equilibrada que proporcione a tu cuerpo lo que se merece y no simplemente comer cualquier cosa.

Normalmente concienciarnos de los beneficios de una dieta correcta, nos hace estar más motivados a tomar las decisiones que nos ayuden a tener una vida más saludable.

Somos lo que comemos y cuando comemos de forma saludable se nota por dentro y se refleja por fuera. Nos sentimos con mejor energía, con mejores ánimos, hasta nuestra piel tiene otra pinta… nos aporta un estado de bienestar en general.

 De manera que aquí tenéis unos consejos prácticos para comer más sano:

Compra sano, come sano: Es más probable que comas sano si compras sano. Como ya hemos comentado en otras entradas del blog (la organización es la clave), prepara el menú de la semana para ayudarte a organizar mejor y saber exactamente que necesitas para cada comida.

Parece lógico que si no compras chocolates, patatas fritas, coca-cola… hay menos tentaciones de consumir este tipo de comida, simplemente es que si no hay en casa no lo puedes comer.

Fresco es mejor: Debemos intentar consumir el mínimo posible de comida preparada puesto que nunca tenemos muy claro lo que contiene.

Compra fresco siempre que puedas y cocínalo tú haciendo la elección más sana posible. Pequeños detalles acaban marcando la diferencia.

Tamaño de las porciones: Este elemento es muy importante cuando estamos hablando de comer de forma sana. Comprueba el tamaño real de tus comidas.

Evidentemente no todos necesitamos la misma cantidad de energía, una persona que trabaja en oficina y que no tiene actividad física no va a necesitar lo mismo que una persona que tiene un trabajo mucho más activo.

Por lo tanto, reflexiona sobre la porción que estás realmente ingiriendo.

Bebe agua: debes estar hidratado durante todo el día. Lo recomendable son unos 2 litros de agua al día (equivalente a unos 8 vasos) o incluso más si eres una persona que practicas deporte y pierdes mayor cantidad de fluidos.

Evita las bebidas con gas y los zumos, el agua es la mejor opción sin duda alguna.

Céntrate en la comida cuando comes: quiere decir que si debes comer sin prisa y en la mesa. Disfruta y saborea la comida. Comer delante de la tele no es una buena idea, la distracción que provoca hace que no seas consiente ni del volumen de comida que estás ingiriendo.