5 cosas que no conocías de los músculos

Normalmente cuando le preguntas a un chico que porqué va al gimnasio es porque quiere verse más grande, con más músculo.

Pero es poco usual que si le preguntas a una chica por sus objetivos en el gimnasio te diga que quiere tener músculos más grandes.

Aun así poco a poco el sector femenino está desterrando este mito de que las pesas y los músculos es solo cosas de chicos y están empezando a entrenar con pesas porque ya no les tienen miedo.

Si aun tienes miedo a ponerte “grandota” y poco femenina lee este post sobre el miedo de las chicas a las pesas, y pasarás a ser de las chicas sin miedos. 

Además de entrenar con pesas para ganar masa muscular por cuestiones estéticas, los músculos desempeñan funcionan importantes. Además de que te haga una chica más fuerte y auto suficiente que no requiera de un chico para mover según qué pesos 😉 También ofrece otros beneficios para tu salud:

La musculatura te mantiene joven.

Sin músculo, tus huesos, tus articulaciones y ligamientos son de forma considerable mucho más vulnerables al deterioro natural de la edad.

Los músculos soportan ayudan a soportar la estructura ósea. En concreto, construir un core fuerte, protege tu espina dorsal que es la clave para el buen funcionamiento de nuestro esqueleto. 

El peso de la grasa y del músculo.

En términos de peso, el músculo es mucho más denso que la grasa. Por ejemplo, un quilo de musculo tiene un tamaño más reducido que el equivalente peso en grasa.

Por lo tanto si te pesas y no estás conforme con cuanto has bajado, piensa que la grasa que estás perdiendo no pesa igual en proporciones al músculo que estás pudiendo ganar.

Esto nos recuerda que las básculas no son del todo el mejor sistema para evaluar la mejora en la composición corporal.

Esto quiere decir que a pesar de no cambiar de peso de forma absoluta, si estás entrenando puede ser que hayas perdido grasa y aumentado la masa muscular ¡¡¡y sentirte bien!!! Sin pretender ser un número determinado en la báscula.

El músculo consume energía.

El músculo es metabólicamente un tejido activo, con lo que demanda más energía para mantenerse que la grasa.

Cuando tienes músculo parte de las calorías consumidas se queman para utilizarlas como combustible para los músculos.

Esto quiere decir que dos personas que pesan lo mismo pero una tiene una mayor cantidad de músculo en su cuerpo que la otra, la persona más musculada tiene un metabolismo basal más alto.

Por lo tanto, que la persona con más músculo engordará menos a priori que la menos musculada, ya que su cuerpo consume más calorías. Digamos que el músculo es una inversión para mantenerte en tu peso.

Tener músculo es saludable.

El músculo hace reducir el nivel de dos de los mayores peligros para la salud. Según los estudios médicos elaborados aquellas personas que entrenan con pesos tienen un 37% menos de posibilidades de tener infartos de corazón y diabetes.

¿Y cómo es así? El músculo ayuda a tu cuerpo a procesar la glucosa de la sangre de forma más eficiente..

Dale impulso a los músculos.

El entrenamiento con pesas está indicado para todos los sexos y las edades. El objetivo principal es mantener la masa muscular y no hay un número de repeticiones mágicas ni un peso determinado que se tenga que usar.

En los entrenamientos, se debe llegar a fatigar al músculo sea cual sea la condición física. De ahí que se tenga que adaptar a cada situación.

Apuesta segura, da igual el sexo o la edad, gana músculo y gana vida.