alimentación niños

Importancia de la alimentación y dieta en niños

Los niños no nacen enseñados, no saben “bien” lo que les gusta y lo que no, ya que no tienen el paladar desarrollado. Tampoco saben lo que es bueno para su salud y lo que no.

De manera que los adultos somos los responsables 100% de la alimentación que tienen los pequeños de la casa. Esta NO es una responsabilidad cualquiera, sino todo lo contrario, una responsabilidad muy importante ya que acaba repercutiendo en la salud de los niños.

Los padres son los responsables de que sus hijos tengan una alimentación y unos hábitos sanos el resto de su vida.

La nutrición infantil es clave para el futuro de nuestros hijos.

Se ha estudiado que los niños obesos y con sobrepeso tienden a seguir siendo obesos también en la edad adulta. Como consecuencia del sobrepeso tienen más probabilidades de padecer desde edades muy tempranas enfermedades del tipo no transmisibles como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.

Por lo tanto si la causa de estos problemas es la alimentación, está claro que en gran medida son prevenibles.

Consejos para alimentar bien a los niños:

  • No cometas el error de preguntar al niño qué quiere comer: Un niño no puede decidir qué es lo mejor para él ni si quiera en este aspecto. Los niños deben de comer aquello que los padres hayan planeado preparar para todos. Evidentemente siempre hay excepciones, cuando la familia coma fuera de casa en un restaurante, puede ser una buena oportunidad para que el niño escoja al igual que los adultos que quiere comer ese día de forma excepcional. Un niño no es diferente que cualquier otro adulto. Todos tenemos gustos y preferencias, y puede ser que haya un alimento en concreto que sepas que a tu hijo no le guste y que puedas sustituir por otro, y no pasa nada; pero no es un caso puntual. Es evidente que hay niños más delicados, otros menos. Aun siendo del mismo padre y de la misma madre hay hermanos que no se parecen en nada a la hora de la alimentación, pero aun así no hay que dejar decidir al niño solo por asegurarte de que acaba comiendo algo. Ejemplo: “solo me pide sopa, y es lo único que le hago porque si no no me come”. No olvidemos que cedemos delante de los niños demasiado, seguramente en el comedor del colegio tu hijo acaba comiendo más o menos, pero de lo que hay en el plato aunque no sea su plato favorito.
ERROR GRAVE: Mi hijo me pide sopa, pues le hago siempre sopa. #educa - piopialo          
  • Es cierto que los niños necesitan un buen aporte calórico: Teniendo en cuenta el ritmo de actividad física que llevan (nunca paran de moverse y de jugar) y que además están en edad de crecimiento, necesitan energía extra. Pero esto quiere decir que sea ok cualquier tipo de comida. Es decir, eso no es una licencia para que coman por ejemplo repostería descontroladamente solo porque “ya lo quemarán que son criaturas” o “necesitan azúcar que están en crecimiento”. Los niños igual que los adultos necesitan que el aporte calórico sea de calidad, es decir, con alimentos nutritivos, no con alimentos basura.
Alimenta a tus hijos con productos de calidad, nada de comida basura. - piopialo          
  • Come como quieres que coman tus hijos: Los niños suelen tender a repetir conductas que ven en los mayores. Si es normal verte en casa comiendo fruta como snack o como postre será más normal para los niños que quieran comer este tipo de alimentos.
No des de comer a tus hijos lo que tú no te comerías. - piopialo          
  • Comer sin jugar: Si fueras niño seguramente entenderías lo aburrido que es comer y que es mucho más divertido estar jugando, aun así es importante que desde lo más pronto posible les hagas distinguir esos dos momentos. No es buena idea por ejemplo, andar detrás del niño que está jugando con la comida para que vaya comisqueando mientras juega. Tiene sentido que el niño aprenda que es el momento de sentarse en la mesa y de comer, más tarde pueden seguir jugando.
Los niños no deben comer y jugar al mismo tiempo. Edúcales correctamente. - piopialo          

La educación nutricional de tu hijo es importante.

La comida y los niños son un tema delicado y que cuesta de llevar a cabo como uno planea. Los adultos tenemos la costumbre de darles “caprichos” muy a menudo porque son niños. Pero algún día dejarán de ser niños y habrán crecido con esos hábitos que difícilmente cambiarán.

Ayuda a construir buenos hábitos desde niños y le habrás regalado una buena enseñanza para toda la vida, además de un poquito más de salud.

¿Te fue útil este artículo?
Si fue así no olvides compartir con tus amigos en las redes sociales.Gracias!

Leave a Comment