azucar droga silenciosa

Azúcar, una droga legal

Quizás te parezca exagerada la afirmación “el azúcar es una droga” pero no es más que la realidad. El azúcar es una droga “legal”, de hecho es peor que otras drogas como el alcohol y el tabaco porque no hay conciencia por parte de la población en general, lo que la hace aún más peligrosa.

Porqué el azúcar es malo

En realidad ingerimos más azúcar del que nos pensamos. Solemos creer que solo cuando vertemos cucharadas de azúcar a nuestros platos o bebidas es cuando realmente estamos tomando azúcar.

Pero lamentablemente el consumo de azúcar medio en la población es de 40 cucharas al día! Y si nadie se lleva a la boca 40 cucharaditas, ¿de dónde salen?

Pues el 80% de los productos procesados que se venden en un supermercado contienen azúcares añadidos, con lo que solo deberíamos hacer la compra del otro 20%.

Si el porcentaje te parece excesivo es porque aún no sabes dónde está el azúcar escondido que te estás tomando en alimentos que te parecen sanos como: yogures (aunque sean “bajos en grasa o calorías”), cereales de desayuno que nos venden como sanos para mantener la línea, barritas de cereales con ingredientes súper “naturales”, zumos de frutas…

El 80% de los productos procesados que se venden en un supermercado contienen azúcares añadidos - piopialo          

¡Y aquí el mayor de los problemas! Cuando uno consume un helado, un trozo de chocolate, un postre, un croissant… no piensa que está comiendo sano, entiende que es un capricho y debe ser una excepción. El mayor de los problemas es escoger comprar esos productos y consumirlos pensando que estás haciendo un favor a tu salud.

¿Qué sucede cuándo ingerimos azúcar?

El azúcar hace que nuestro cuerpo produzca dopamina, químico que activa la sensación de placer en nuestro cerebro.

También se liberan serotonina, químico que da sensación de tranquilidad, y betoendorfinas que se relacionan con la euforia.

De manera que al consumir azúcar aparece un sentimiento de alegría, se está animado, se siente placer y tranquilidad. Es por eso que nos apetece consumirla cuando estamos estresados, tristes, ansiosos….

Sin embargo ese pico de energía brindado por el azúcar desciende y cuando eso ocurre aparece la inquietud, el  cansancio, la irritabilidad, los nervios

azucar bueno o malo

En ese momento el cerebro entra en acción pidiéndote otra vez más azúcar para sentirte “bien”. De esta forma empieza un círculo vicioso, y al fin y al cabo eso es lo que hacen las drogas ¿no?

Efectos del azúcar

El azúcar produce cambios en el estado físico, emocional y mental de quien la consume y esto puede llevar a la dependencia.

El azúcar (sacarosa), se absorbe rápidamente y es como un golpe de energía cuando llega la sangre. Pero lo que rápido viene rápido se va.

Después de este pico de azúcar en sangre, los niveles descienden rápidamente haciendo que nos encontremos de bajón: hambre, ansiedad, irritabilidad… cosa que nos empuja a querer ingerir de nuevo más azúcar.

como afecta el azucar

El azúcar, a diferencia de otros alimentos, interfiere con el apetito del cuerpo creando un insaciable deseo de seguir comiendo, un efecto que la industria alimentaria utiliza para aumentar el consumo de sus productos. Quien consume azúcar quiere más y más, incluso cuando ya no tiene hambre.

Existen estudios que vinculan el consumo de azúcar directamente con la diabetes y el cáncer, así como con las enfermedades cardiovasculares, del sistema nervioso y digestivo.

Es más, provoca desórdenes en la función de las células, aumenta el nivel de las plaquetas y provoca el síndrome de déficit de atención con hiperactividad entre los niños.

Esto sin contar con otro tipo de desórdenes como el físico. Sin duda, si consumes altas dosis de azúcar engordarás.

Fisiológicamente cuando ingerimos azúcar, este se va al hígado para transformarlo en grasa que si no se utiliza en el mismo ritmo en el que se produce, el cálculo es bastante sencillo. Acumularás grasa especialmente en el área abdominal con el riesgo que eso conlleva.

Además tu hígado tendrá más propabilidades de ser un hígado graso.

Quizás sea el momento de que nos replanteemos nuestra alimentación e intentemos comer de forma más sana. Aunque no sepas por dónde empezar, una apuesta segura es comer alimentos de verdad. Puedes leer más sobre esta opción aquí yo soy paleo

¿Te fue útil este artículo?
Si fue así no olvides compartir con tus amigos en las redes sociales.Gracias!

Leave a Comment