Batidos, mejor caseros.

Con el calorcito a todos nos apetece más tomar cosas líquidas, fresquitas, y los zumos son una buena opción.

Como siempre os digo, no hay nada mejor que lo que nosotros mismos podamos preparar en casa ya que sabremos exactamente qué es lo que le vamos a poner a nuestro zumo, ni conservantes ni colorantes, ni cosas raras, y tendremos la confianza de que estamos haciendo una buena elección.

Además es una opción mucho más económica que comprarlos ya hechos. Claro que comprarlos es algo práctico, sobre todo cuando te encuentras fuera de casa, pero debes saber que si compras tu la fruta y lo elaboras en casa, será más económico.

Recuerda que un batido así, añadiendo un poco de proteína whey, podría servir como alimentación post entreno.

Eso es porque nosotros solo vamos a ponerle cosas buenas. Como por ejemplo este zumo que os presento hoy:

Zumo natural 100% casero

Preparar un zumo es de las cosas más fáciles de hacer. Sólo vamos a tener que pelar la fruta y cortarla en trocitos relativamente pequeños para poder batirlo todo junto.

¼ melón galia

1 pera

1 melocotón

¼ limón

Yo he puesto el limón en sí con su pulpa porque me gustan los batidos con texturas. Para aquellos que prefiráis que sea más suave, añadid el jugo del limón en su lugar.

He hecho servir la batidora de Breville, que a diferencia de las batidoras convencionales hace que sea más cómoda usarla. Su mayor ventaja es que el mismo vaso en el que se baten los alimentos, tiene una tapadera intercambiable. De manera que pones la cuchilla para hacer el batido y una vez acabado, le pones la tapadora para beber.

Lo bueno es que con este mecanismo es mucho más fácil que te prepares el batido para llevar, así lo puedes consumir después de entrenar, o te lo puedes llevar a la playa o sin más a donde vayas y quieras disfrutar de tu zumo.

Además el tamaño es bueno. Recordad que la única pega de los batidos es que aunque sean caseros acabamos consumiendo mucha más cantidad de fruta que lo haríamos de una sentada. Si lo que trituramos lo tuviéramos que comer seguramente no tomaríamos tanto.

Cuidado con la cantidad de fruta de los zumos caseros, piensa en si serías capaz de comer esa fruta sin triturar. - piopialo          

NO hay que ser muy estricto, pero hay que tenerlo en cuenta para no excedernos con los zumos ya que aunque sean azúcares naturales, en exceso nada es bueno.

Las posibilidades de combinación de frutas es casi infinita, tanto como a ti se te ocurra y a tu paladar le guste. Ves cambiando esto por aquello y verás lo que disfrutas de las mezclas.