Come comida de verdad

El ser humano come comida muy perjudicial para su organimo y estos hábitos van en aumento. Es triste pero es así, cada año que pasa nos alimentamos de forma más precaria.

Comes mal y lo sabes pero no haces nada al respecto. Es más, eres capaz de decir que “de algo hay que morir” como he oído en varias ocasiones.

Somos lo que comemos, cada día estoy más segura de esto, y lo que comes tú influye en lo que comen tus hijos, si comes mal, seguramente tus hijos comerán mal y se transmitirá de generación en generación.

La indústria prefiere tu dinero a que comas sano

La industria alimentaria se encarga de bombardearnos con publicidad para que consumamos los productos que les enriquecen.

No tienen piedad y vemos esos anuncios en absolutamente todas partes sobre productos que destruyen literalmente nuestra salud, alimentos que no nos aportan nada.

Acostumbran a nuestros paladares a sabores que no existen en la naturaleza, modificados químicamente para crear una adicción hasta convertirnos en auténticos “yonkis” del fast food.

Contribuyen a destruir la humanidad, pero ellos duermen tranquilos todas las noches mientras cada día mueren miles de personas a causa del consumo prolongado de esos alimentos.

Compran a científicos para que digan que no existe relación entre el consumo de azúcar (artículo) y el aumento de riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer…

Nos engañan una y otra vez y caemos como moscas.

¿Por qué comemos comida basura?

Hay varios factores causantes de la ingesta continuada de comida basura.

¿Te has parado a pensar que es lo que realmente comes?

¿Cuántos de vosotros cree que está haciendo una buena dieta porque está haciendo esfuerzos para consumir esto en lugar de aquello y no están acertando igualmente?

¿Porqué hay tanta confusión?

La respuesta es sencilla, porque la industria alimentaria se ha ocupado de ello y realmente ha hecho un “buen” trabajo.

Hoy en día los carritos de la compra están llenos de alimentos que están empaquetados, nos hemos olvidado que la verdadera comida no lleva paquetes, ni código de barras.

Hemos sustituido la comida de verdad por alimentos altamente procesados. Las industrias además se han más que empeñado en convencernos de que es la opción sana y de que nos estamos cuidando si compramos sus productos.

Un supermercado está inundado de comida procesada, de la cual el 80% contiene azúcares añadidos. ¿qué te parece el porcentaje?

¿Y crees que es solo en los alimentos dulces?

Para nada, están en todo tipo de alimentos. Desde salsas, cereales, refrescos… aunque digan ser fit, sin grasas, sin azúcares, light, bajo en calorías… bla bla bla

Nuestro cerebro necesita azúcar.

Puede que seas de los que piensa que un poco de azúcar tampoco es tan malo, porque nos han dicho que hace falta para el buen funcionamiento del cerebro…

Nos cuentan verdades a medias, porque necesitamos azúcar para el cerebro, correcto, pero no necesitamos azúcar añadido, necesitamos el que se encuentra de forma natural en los alimentos.

Los alimentos que la indústria produce están cargados de grasas transgénicas.

¡Esto es un invento de las compañías por conseguir que su producto tenga buen sabor y dure mucho en las estanterías!

Supongo que a ellos no les preocupa que las grasas trans provoquen colesterol, sobrepeso, cáncer, etc. Casi cualquier enfermedad moderna está provocada por la pésima alimentación que es “normal” llevar hoy en día.

Las grasas transgénicas aumentan la vida de los alimentos procesas y acortan la tuya. - piopialo          

Qué pasa con los alimentos light, zero, bio o bajo en calorías.

¿Cómo obtenemos toda esta clase de lights y sucedáneos? Procesos químicos que crean comida química, saborizantes artificiales, azúcares añadidos… 

Y además como la ley sobre las especificaciones nutricionales de los productos nos respaldan, podemos decir cosas como las siguientes para promocionarnos e incentivar al consumo:

¡Qué difícil que es comer bien con todo este lío!

Las compañías quieren hacer dinero, ya sean de alimentación o de cualquier otro ámbito, y esto no tiene nada de malo. Lo malo es que lo hagan a costa de nuestra salud y que no les quite el sueño.

Que nos avasallen con anuncios que nos incitan a consumir lo que quieren. Que nos hagan tener una idea preconcevida errónea sobre lo que es bueno o lo que no, solo para poder aumentar su cuenta de resultados. ¿y quién es responsable de esto?

No sé a quien podemos culpar. Con los años avanzamos en medicina, que nos permite curarnos de algunas enfermedades y vivir más años. ¿Pero más años en qué condiciones de salud? porque hoy en día muchas de las enfermedades son producto de esta pésima alimentación que llevamos. Se nos ha olvidado lo que era comer de verdad, lo que era comida de verdad.

Nuestro paladar, nuestra mente, nuestra sociedad está totalmente manipulada.

¿Qué es eso de que desayunar leche con cereales? Lo normal… es lo sano ¿no? ¿Y qué se comía hacía 10 mil años antes de los cereales?

Comida de verdad señores, esa que nos hemos olvidado de comer. 

Si les digo que desayuno una ensalada, un salmorejo, unos huevos, pollo o pavo. Me dirán que soy una tía muy rara.

Lo sé, ahora comer comida de verdad es de raros. Es mucho mejor un café con leche desnatada con edulcorante que es la versión supuestamente sana del azúcar, y unas tostadas de pan que me compro en una tienda de suplementos que dice ser proteico con una salsa que dice saber a nutella pero que la han transformado químicamente para que te la tomes más tranquilo que la nutella original.

¿Es una broma?

Solo quiero que abráis los ojos y miréis que estáis comiendo. Leed la etiqueta y estará lleno de palabras que son tan raras que no podéis ni pronunciar.

Cocacolas zero, bollicaos zero, galletas light, margarinas, leches desnatadas, aceites vegetales,… La industria se empeña en hacer productos que aparentemente son más sanos y cada vez hay más obesidad.

Está claro, algo está fallando. La comida procesada no solo nos hace gordos, nos hace enfermos. Aunque te parezca muy dramática la afirmación es sin más la pura verdad sin maquillar.

No tengo que convencerte de que eso que llamas comida está más cerca de parecerse al plástico que el desayuno que yo te he dicho.

¿Qué se puede hacer para dejar la comida basura? 

Quiero dejar claro que con todo lo citado anteriormente soy consciente de que no es NADA fácil alimentarse bien hoy en día. Pero si podemos intentar hacerlo lo mejor posible para que dañe lo mínimo nuestra salud.

Házme un favor, mejor dicho, háztelo a ti mismo, a tu cuerpo, a tu salud, a los años de vida que tienes por delante, a los niños que tienes a tu cuidado… y elimina la comida procesada, come comida de verdad, verás el cambio que experimenta tu cuerpo, el humor, la sensación de bienestar…

La comida de verdad no lleva plásticos, ni código de barras, ni fecha de caducidad, ni tienes que leer los ingredientes y estudiarlos profundamente para saber si es sano o no.

La comida de verdad está en la naturaleza y la venden el mercado cerca de tu casa, y es la que tu cuerpo quiere que le des para funcionar bien, sentirse fuerte y evitar enfermedades modernas.

No dispongas de dulces en casa

Parece una estupidez pero yo no tengo dulces en casa, así aunque me apetezcan no puedo comerlos porque en armario que los contenía está vacío. Sustitúyelos por frutos secos o fruta.

Hay cientos de páginas en internet sobre comida sana que puede sustituir la bollería y dulces industriales.

Lee e infórmate sobre la comida basura

No tienes porqué creerme a pies juntillas. Con que todo esto te dé que pensar, hará que recurras a otras fuentes para completar la información.

La comida basura es perjudicial para tu salud tanto a nivel físico como mental. Si me sigues sabrás que he recomendado varios documentales como “That Sugar film” y recientemente he visto “Fed up” que es la versión americana.

En ellas explican muy bien la verdad sobre la industria del azúcar y las trampas de las empresas productoras de alimentos.

Mézclate con gente que se cuide

Si te mezclas con gente que comparta tu estilo de vida será más fácil conservar ese estilo de vida. Si te mezclas con gente que come mal, bebe y no cree en la importancia de cuidar nuestra salud, lo más seguro es que les sigas la corriente.

Olvídate de pensar que eres el bicho raro

Requiere tiempo acostumbrarse a ser el bicho raro por no “ser como los demás” y si ser como los demás es comer mal y no cuidar tu salud… me río yo de la “normalidad” de hoy en día.

Se tiende a pensar que lo normal es lo que la mayoría hace. Por lo tanto lo normal es, beber bebidas azucaradas, comer comida chatarra, fumar, beber cerveza a diario…

Soy “rara” por no hacer lo que los demás hacen, sí, ¿y? - piopialo          

Y no es normal, desayunar salmorejo, cenar broccoli “porque no sabe a nada” y pescado a la plancha, beber agua en la discoteca, hacer deporte todos los días, no querer comer pasteles, dulces, helados o bollería industrial.

Seguir la dieta Paleo

No, no es una religión ni una secta, aunque si lo fuera, ¡Bendita secta! Se trata de alimentarse de la forma en la que lo hacíamos antes de toda esta revolución industrial, antes de que aparecieran tantas empresas interesadas en hacerse ricas a costa de tú salud. Por ello te recomiendo mi guía sobre la dieta Paleo, si no sabes todavía en qué consiste.

Recuperarás el sabor de la comida de verdad, disfrutarás de los alimentos reales y adelgazarás sin darte cuenta. Todo ello mejorando el humor, la salud y disminuyendo la posibilidad de enfermar. ¿Qué pierdes si lo intentas?

Críticas por cuidarse

Es común que la gente que no se cuida critique a la gente que sí lo hace, ya sea por envidia o porque se sienten mal con ellos de manera que lo único que se les ocurre es intentar destruir a los demás.

Algunas de las críticas más comunes por cuidarse que escucho:

Estás obsesionado: ¿Por qué cuidarse es estar obsesionado? ¿Y comer comida basura continuamente no es estar obsesionado?

Te quieres parecer a tal o a cuál… Pues no, no me quiero parecer a nadie, quiero cuidarme porque creo que es lo que deberíamos hacer todos.

Vivir situaciones en las que estás en un grupo de personas y cuando se propone un lugar al que ir a comer y tener que escuchar el comentario gracioso de alguien diciendo con cierto desprecio o ironía: ¡Ah no! que tu no puedes ir a ese lugar a comer que lo que hay son cosas malas, ¿no?

Cuando en realidad una persona que lleva un estilo de vida sano puede tranquilamente salir esporádicamente y permitirse el lujo de comer de capricho sin pensar en las consecuencias malas que tendrá para su salud. Porque si es un día y no es un hábito no debes tener ningún pesar. 

¿Cómo se siente uno cuando come bien?

Acostúmbrate porque cuando comes bien te sientes bien, tu autoestima crece, tu seguridad y la confianza en ti mismo.

Tus digestiones son mejores, dejas de sentirte hinchado porque tu cuerpo se siente bien. Tienes mejor humor y transmites más alegría.

Eso a nivel de sensaciones pero hay algo que no hace falta mencionar y tú no sientes, pero tu cuerpo por dentro se regenera, el apetito y el peso se estabilizan, el riesgo de padecer enfermedades disminuye.

 

where can you get anything better than here? ____________ ¿dónde puedes conseguir algo mejor que aquí?

Una foto publicada por Anabel Ávila (@anabelpump) el

Solo quiero que reflexiones sobre todas aquellas cosas que nos han dicho y hemos pensado que eran verdad. Me refiero sobretodo a nivel publicitario. Nos han lavado el cerebro y nos creemos cualquier cosa que nos hayan dicho, pero las mentiras aunque las repitas muchas veces no se convierten en verdad.

Tal vez ponerle unas galletas a tu hijo con forma de dinosaurio para que desayune en el cole no es la mejor opción, aunque así nos lo han vendido.

Sé que es difícil, en un mundo cargados de anuncios de comida basura. ¿Cuántos anuncios conoces de “come verdura”?

Si conoces gente comiendo mal, puede que les venga bien esta lectura, comparte con ellos.