atracones regla

Cómo combatir los atracones de dulce con la regla

Sí es cierto que las mujeres mientras tenemos el periodo tenemos absolutamente todas las hormonas de nuestro cuerpo revolucionadas, y no es sólo una excusa, es cierto que nos apetece comer más y comer dulce.

Es un periodo donde nuestro desbalance hormonal no ayuda mucho al buen humor, entre otras cosas porque además es un periodo un tanto doloroso en menor o mayor medida dependiendo de cada mujer.

De ahí que el cuerpo pida refugio de alguna manera en algo que sabemos que nos da un subidón. El problema es que tiene efectos positivos durante muy poco tiempo mientras que nos deja de nuevo en una situación de bajón en la que queremos volver a consumir más.

Los atracones de dulce durante la regla tienen efectos positivos durante poco tiempo.

Razones hormonales

En las mujeres suele haber un mayor deseo de consumir estos productos que en los hombres, ya sea por razones emocionales u hormonales.

Por ejemplo el chocolate actúa como un antidepresivo brindando una sensación de tranquilidad y sedación placentera.

Por naturaleza las mujeres tenemos mayor riesgo de sufrir depresión. Pero hay que analizar que realmente el chocolate funcione como un calmante para nuestros cólicos menstruales.

Como humanos, nos guiamos por los sentimientos mientras a la vez intentamos hacer un uso racional.

El cuerpo parece que te pide dulce, pero como hemos comentado anteriormente en el artículo de ” el chocolate como sustituo de otros placeres ” , este tipo de alimentos son una recompensa no natural que en realidad acaban siendo una tortura para nosotros.

Esos dulces con lo que nos hemos atracado funcionan igual que una droga - piopialo          

¿Tortura? ¡Con lo buenos que están!

Ahora estarás pensando cómo le puedo llamar tortura a: un crepe, o a unas galletas, o a un trozo de chocolate, o a un bizcocho…

Sí lo es a la larga, porque uno es consciente de cómo de mal le sientan a uno estos alimentos: hinchazón, malas digestiones, y muchos remordimientos.

Parecen un placer en la boca pero sabemos que están cargados de químicos artificiales que nuestro cuerpo no le gustan, además con alimentos que nos engordan, lo sabemos e inmediatamente después de consumirlos con sentimos mal, o muchas veces incluso mientras los comenes te planteas ¿por qué no he podido resistirme si sé que esto no es bueno para mí?

Después del atracón evidentemente se incrementa el sentimiento de culpa mientras ves que no te sienta bien y que eres una persona débil que no puede autocontrolarse. Pero tiene una explicación.

Esos dulces con lo que nos hemos atracado funcionan igual que una droga, dan tan subidón de serotonina, endorfinas, dopamina, que cuesta dejarlo, más bien todo lo contrario cada vez te genera más dependencia.

atracon regla

¿ Cómo evitar los atracones ?

Bien pues no hay otra forma de cambiar esta situación que decidiendo firmemente que no sea así. Ahora es cuando pensáis qué tipo de ayuda os estoy ofreciendo¿?! Pero tiene una explicación lógica.

Si tu cuerpo se acostumbra a acudir a esa fuente de azúcar que parece que le da un alivio momentáneo, cada vez querrá más y más.

Y bien sabemos que en el fondo no nos hace sentir mejor por mucha necesidad imperiosa que parezca que tenemos de consumir esos productos poco beneficiosos para nuestra salud en un determinado momento. Alimentos que nos inflaman y no nos hacen sentir bien.

Tu subconsciente quiere hacerlo porque está acostumbrado a hacerlo siempre en esta situación pero tú vas a decidir que no quieres hacerlo.

Decides cambiar este hábito de forma racional, lo cual te genera un conflicto real y difícil de superar con tu parte emocional que sigue ahí empeñada en calmarse comiendo, como siempre.

Una posible alternativa sería tomar un té relajante, sin azúcar, por supuesto!

Tú puedes! Ánimo!

Buenas noticias. Si persistes ganarás la batalla. No te diré que basta con decirte, no lo voy a hacer para que dejes de hacerlo porque te darás cuenta que no es suficiente.

Pero con ganas de cambiar la situación de verdad, la solución permanente requiere de tiempo y de que se construya un nuevo hábito.

Cuanto más tiempo pase sin acudir al dulce más veces reconocerá tu subconsciente de que es eso lo que se hace.

No se consigue de un día para otro, habrá meses que aún te falle esta fuerza interna que sucumbas a la tentación, pero es cuestión de tiempo que el nuevo hábito de no comer dulce, deje atrás al que sí.

No quiere decir que nunca jamás vuelvas a comer algo dulce que te apetece, pero la idea es romper esa necesidad, comer de forma emocional y descontrolada porque eso no nos hará sentir bien.

Recuperar la fuerza de voluntad para comer aquello que mejor te conviene y para también saber darte un homenaje cuando sea oportuno.

Si te gustó este artículo no olvides compartir con tus amigos en las redes sociales.