Cómo eliminar la grasa localizada

Son muchas las personas que quieren conocer el método secreto para quitarse la grasa de aquí o de allí. Por ejemplo: tengo bien las piernas pero mi problema es en la barriga, o al contrario, me gusta la forma de mi barriga lo único que quiero es perder de las piernas.

Bien pues tengo la respuesta a todos vosotros, sea cual sea vuestro caso y sea de donde sea esa área problemática donde se os acumula más grasa de la deseada.

¿Se puede eliminar la grasa localizada?

No existe ningún sistema real que consiga eliminar la grasa localizada (a menos que le digas al cirujano de dónde quieres que te quite o te ponga).

Parece que con esta afirmación tan tajante ya no haya nada que hacer para que consigamos un físico mejor, pero todo lo contrario, hay mucho que podemos hacer para mejorar.

Debemos entender cómo sí realmente funciona nuestro cuerpo a la hora de reducir el índice de grasa. Si queremos perder grasa debemos hacer ejercicios que nos ayuden a reducir nuestro índice de grasa corporal y debemos comer acorde a nuestro objetivo una dieta baja en grasas.

Empecemos por el ejercicio. ¿Qué tipo de ejercicios son idóneos para este caso de estudio? Ejercicios que entrenen nuestro corazón nos van a ayudar a perder grasa.

Debemos intentar entrenar, si nuestras posibilidades de salud nos lo permiten, a alta intensidad.  Trabajar en esta franja hace que tu cuerpo gaste combustible y parte de él será la grasa no deseada.

Y aclaro, grasa que procede de todo el cuerpo sin posibilidades de decirle a nuestro cuerpo de donde queramos. Cuando nuestro nivel de grasa corporal vaya disminuyendo, lo hará también el de la zona rebelde que teníamos y podremos apreciar cómo visiblemente mejora su aspecto.

Lo que también nos interesa a la vez que hacemos ejercicio cardiovascular, es complementarlo con ejercicio de resistencia para que nuestra masa muscular también aumente.

El tejido muscular resulta ser un aliado excelente para mantener nuestro peso e incluso para perder. El motivo es que los músculos son tejidos activos del cuerpo que consumen de calorías, mientras que un tejido como la grasa no hace que nuestro metabolismo basal sea mayor.

Esto quiere decir que si conseguimos aumentar nuestra masa muscular, nuestro cuerpo de por sí consumirá más calorías a lo largo del día si lo comparamos con antes. ¿No tiene mala pinta pensar que por el mismo esfuerzo estás quemando más calorías, no?

Por el otro lado, una tarea aún más complicada que el entrenamiento es la alimentación. Batalla que se juega las 24 horas del día. Aunque te hayas pasado una hora al día o dos, durante meses en el gimnasio dándolo todo, jamás podrás apreciar tu esfuerzo si no pones atención a lo que comes.

Este apartado podría extenderse hasta el infinito porque hablar de alimentación abarca muchos aspectos, pero lo primordial es que comamos de forma variada, sana y equilibrada. Unas pautas generales para todo el mundo serían:

  1. Comer suficiente, pero de lo que te conviene. No consiste en simplemente dejar de comer. Más detalles aquí.
  2. Beber agua.
  3. Evitar la comida precocinada. Comprar lo más elemental, lo más cercano al mar, a la tierra y al aire en su estado normal.
  4. Comer de todo: carbohidratos, proteínas y grasas saludables.
  5. Cocinar de forma sana los alimentos evitando fritos, salsas muy altas en calorías, complementos muy pesados…

Mucha gente puede pensar que tiene suficientes conocimientos sobre nutrición y desgraciadamente muchos están equivocados en la materia y auto dictarse dietas con muchas deficiencias nutricionales.

No dudes ponerte en contacto con un experto nutricionista si necesitas algo más que unos consejos o pautas nutricionales en general.

Dietas para perder grasa localizada

Pero no seáis vosotros mismos los que caigáis en dietas milagro, descartando grupos de alimentos por completo, ni todo lo contrario basando la alimentación en prácticamente un puñado de alimentos.

Evidentemente esto es una suma de esfuerzos: ejercicio cardiovascular + ejercicio metabólico + alimentación sana.

Muchos frentes abiertos, pero si se abordan con perseverancia los resultados solo pueden ser positivos. Nada sucede de la noche a la mañana, y si fuera fácil iría más gente por la calle con unos abdominales perfectos y un culito de portada, pero no es el caso.

Y no es nada que no podamos lograr con verdadero trabajo y consistencia. Además resulta ser la única fórmula que te puede mantener en forma durante el tiempo y que puede hacer que mejores y mejores y mejores.

Dietas milagro, bisturís, suplementos alimenticios… tienen fecha de caducidad y a lo mejor tu propia experiencia te está ratificando lo que te acabo de decir.

Estas variables serán las claves del éxito para éste objetivo y para cualquier objetivo que te plantees.

Comparte este artículo con amigos para ayudarme a seguir escribiendo más para todos vosotros.

Anabel, xo.