Deja de comer pan y adelgazarás.

Muchas y muchos me preguntáis qué fue lo que hice para adelgazar después de ver mi post del antes y después. Otros simplemente queréis saber qué es lo que hay que hacer exactamente para adelgazar y si puede ser, paso a paso, no es tan fácil, pero tampoco es muy difícil.

Todos los cambios requieren esfuerzo, y debes ser consciente de ello. Requieren disciplina y fuerza de voluntad.

Además es importante que esos cambios perduren, y con esto me refiero a que no sirve de nada comer mal durante la mayor parte del año para que justo antes del verano hacer dietas “locas” de 3 meses que solo hacen que destrozar tu cuerpo.

En el tema de la nutrición nunca se deja de innovar, aprender, probar, errar y mejorar. Y hoy quiero echaros una mano con este proceso lento, pero positivo, de aprendizaje. Os voy a contar uno de los alimentos, que a pesar de que me gustaba consumir, decidí dejar de tomar y no solo perder peso si no encontrarme mejor. 

Dejar de comer pan, no es fácil.

Como sabéis, soy seguidora de la dieta paleo y dejar de comer pan fue lo que más me costó, mientras que el resto de directrices de la dieta las adopté con mucha más facilidad.

Con lo que me gustaba el pan, a pesar de que intentaba consumirlo con moderación, parecía que no comer pan sería el fin de mis días felices!!! (Quien es amante del pan sabe que no estoy exagerando)

Pero todo lo contrario, una vez que me atreví a abandonarlo me sentí muy contenta por la decisión tomada.

Si bien al principio era cuestión de conseguir un cambio físico positivo como era perder la barriga, a la larga entendí que aún era mejor lo que había ganado en salud.

Decidir no comer pan es parte del proceso de aprendizaje, cuanto más sabes sobre los efectos que consumir pan supone para tu cuerpo, con más notoriedad puedes decidir no tomarlo, más convencido estarás.

Propiedades del Pan:

  1. Bajo por no decir nulo valor nutricional. Poca fibra, vitaminas ni minerales. Hay mejores fuentes de carbohidratos como la fruta o la verdura.
  2. Carga glucémica alta. El pan contiene mucho azúcar y no ayuda a sentirte saciado con lo que lo más probable es que al poco rato cuando vuelvas a tener hambre quieras volver a picar algo. Al consumir un alimento con estas características, el nivel de azúcar en sangre se eleva rápidamente con lo que el cuerpo tiene que trabajar para compensar este nivel hasta un nivel normal. Este proceso se hace con la segregación de insulina.
  3. Contiene gluten. Son unas proteínas que nuestro cuerpo no es capaz de digerir con lo que en el proceso de digestión se quedan trazas del mismo por el sistema digestivo. Dependiendo de lo que le molesta a tu cuerpo el gluten, será simplemente una sensación de hinchazón o puede ser que seas catalogado de intolerante porque cuando lo consumes te encuentras fatal. Sea más o menos el daño que le hace a tu organismo dependiendo de tu sensibilidad a esta sustancia, de ninguna de las maneras es algo que le guste a tu aparato digestivo que le des.

Comer pan integral… ¿Mejor?

Incluso el pan integral, o con semillas, que aparentemente pueda parecer una opción más saludable que el pan blanco a base de harinas refinadas, tiene la misma problemática que acabamos de comentar.

A diferencia del blanco puede contener algo más de fibra pero los inconvenientes siguen siendo bastantes para considerar apartar este alimento de tu dieta diaria. 

[Tweet “Gente que come pan integral pensando que es más saludable que el pan normal.”]

Sabemos que nadie es perfecto, y si a pesar de que quieres tomar conciencia te cuesta pensar en comer sin pan, algunas opciones:

Reducir las tomas de pan

Pasarte al pan sin gluten

Lo ideal, como os comento, es NO TOMARLO, pero mientras te des cuenta, intentarás probar sustitutos, lo entiendo, yo también pasé por ahí. 😉

 

Personalmente, el pan sigue siendo un alimento que me gusta al igual que las croquetas de mi madre, la pizza o el sushi.

Y no quiere decir que nunca jamás vuelva a tomarlo, pero no está en mi alimentación diaria. Como siempre insisto, en el equilibrio está la clave.

Espero que os haya servido el post y que os deis la oportunidad de ver como os sienta no comer pan. Podéis pensar que es una exageración porque siempre se ha comido pan, o dejar de usar el “esto siempre ha sido bueno, o de siempre se ha comido pan” y cosas por el estilo, y ver qué tal te sienta por dentro y por fuera.

¿Conoces alguien que coma mucho pan? Comparte con ellos este artículo, su salud lo agradecerá.