Entrenar con un compañero

Sin duda, entrenar sólo tiene sus ventajas, como es poder hacerlo a la hora que tú quieras, al ritmo que desees y en dónde ti te vaya bien.

Hay gente que les gusta ponerse los auriculares, sumergirse en su mundo y hacer el entreno lo más rápido e intenso posible y para eso no sólo es que no necesitan a nadie, si no que además otra persona solo sería como un lastre.

Esas personas saben lo que tienen que hacer exactamente, no se distraen y rápidamente están en la ducha preparados para ir para casa y seguir con sus cosas. 

Esta opción es muy buena, sobretodo para las personas muy comprometidas con su planning. Consiguen dejar el trabajo hecho y no necesitan a nadie.

Pero como en todo, tiene que haber para todos los gustos y entrenar acompañado tiene otras ventajas. Si escoges bien al compañero de fatigas seguramente las ventajas de tener pueden ser mayores que las desventajas de entrenar acompañado, en especial si te falta algo de motivación y hace poco tiempo que practicas deporte.

Tipos de actividades deportivas para hacer en compañía:

Básicamente casi cualquier deporte que se te ocurra puedes hacerlo acompañado:

Ciclismo

Es extraño ver a ciclistas solos, suelen salir acompañados no solo de un compi, muchas veces de una buena trupe.

Runnig

Para aquellos que se están iniciando en este mundo, salir con un compañero le da un extra de motivación total. A todos nos sienta bien salir a correr un poco, a muchos nos da pereza arrancar. Quedar con un amigo es ideal para sacarte fuera.

Fitness

Nadie mejor que ese amigo que te conoce para asistirte en una sentadilla, en un press banca, o darte un impulso de motivación para acabar con la última serie.

Yoga

Amantes de esta disciplina que no sólo puedan practicar acompañados si no atreverse con posturas de dos personas haciendo que sea diferente la sesión.

Crossfit

Nadie mejor que alguien desde fuera que conoce también como tu este deporte para darte un consejo cuando estás intentando que te salgan los muscle ups, o estás estancado con tus butterflies, o no hay manera que salgan los double unders.

Nadie que ha pasado antes por ahí puede darte el consejo que justo necesitas.

Beneficios de entrenar en pareja

1. No puedes fallarle, si has quedado con él tienes que entrenar, con más o con menos ganas para arrancar.

Si algún día tienes flojera de ir al gimnasio, o de aumentar el peso en tus rutinas, de acabar todas las series, de correr todos los kilómetros…

El compañero sería ese apoyo que no te dejará bajar el ritmo ni la guardia. La automotivación es uno de los elementos más difíciles. Puedes estar muy motivado al principio pero cuesta mantener esa motivación a lo largo del tiempo dentro de un  régimen de entrenamiento físico.

El hecho de estar asistido por otra persona que quiere también lo mejor para ti, te ayuda a arrancar. 

2. Hace la sesión más amena

Además la risa es siempre es bienvenida y un compañero te puede hacer mucho más la sesión sea mucho más divertida.

Está comprobado que si te diviertes en alguna actividad querrás volver a hacerla, lo que multiplica las posibilidades de cumplir con tu entrenamiento.

Sólo hay que prestar un poco de atención si por ejemplo entrenáis con descansos, tipo haciendo series en la sala de fitness del gimnasio que con tanta diversión los descansos no se hagan interminables, en ese caso sí que estaríais perjudicando a vuestro objetivo principal que es entrenar.

3. Aumenta la intensidad de tu entrenamiento con un poco de competencia.

Sin olvidar que a todos nos gusta competir en nuestro nivel, es un rasgo natural de las personas. A la hora del ejercicio nada motiva más que un poco de competencia sana.

Eso sí, sin exagerar claro. No nos podemos comparar con nadie puesto que es irreal pretender hacer como tu amigo si es él tu punto de referencia.

Si él lleva más tiempo haciendo deporte que tú, es ilógico pensar que estaremos capacitados para hacer lo mismo que él. 

4. Puede ser más seguro para tu técnica

Cuando se trata de levantar pesas, el factor de la seguridad y la ayuda es muy importante. Cualquiera te puede ayudar en ese bench con esos kilos, pero solo alguien que ha entrenado contigo frecuentemente sabrá mejor tus limitaciones y capacidades. 

Y si es más experimentado que nosotros, no hay nada como un par de ojos extra para decirte en qué estás bien o en qué mal.

Cuando crees que tu forma es la mejor, alguien externo puede darse cuenta que estás haciendo mal. De la misma manera si practicas otra disciplina desde fuera sabrá darte otra visión para que mejores esto o aquello.

Sobre todo a la hora de elegir compañero de entrenamiento lo más importante es que sus horarios y metas coincidan con las tuyas. Por supuesto, que se caigan bien es indispensable, y no importa quién tiene mayor capacidad o fuerza, siempre y cuando el interés por ejercitarse sea común.