¿Es mala la yema del huevo?

Los huevos son una importante fuente de proteínas naturales de gran valor nutricional. Para que quede claro desde el principio, me refiero a todo el huevo, incluyendo la parte amarilla y la blanca.

Como hemos mencionado otras veces tendrá mayor calidad biológica en función del tipo que sea y puedes entender mejor su clasificación en este post.

Es un alimento estrella en la dieta de todo deportista debido a su buen aporte de proteínas pero en su contra se ha hablado mucho mucho acerca del colesterol que aporta la yema.

Para entender un poco mejor el tema y dispersar las dudas vamos a analizar más al detalle los componentes de las dos partes comestibles más diferenciables del huevo.

Los huevos son una de las más perfectas fuentes naturales de proteína por su excelente perfil de aminoácidos

Composición nutricional de un huevo.

La clara y la yema tienen diferencias en cuanto a los micronutrientes que aportan:

Yema: parte que contiene más proteína, incluso es la que da sabor a este plato debido en gran parte a su alto contenido graso. Está llena de minerales como potasio, fósforo, hierro y calcio. Con alto contenido en ácido fólico, el retinol o vitamina A, D, E y carotenos.

Clara: parte que está compuesta por más cantidad de agua, aunque también es muy rica en proteínas de un alto valor biológico, encontramos prácticamente nada de grasa.

[Tweet “Yo me como la Yema de los huevos y… SIGO VIVO!!”]

La yema contiene la mitad de proteínas de un huevo.

A primera vista puede parecer que tenga sentido eliminar las yemas cuando consumimos huevos porque así obtendremos proteínas y prácticamente nada de grasa.

Pero como hemos comentado en otras ocasiones, no toda la grasa es igual (buena o mala la grasa). Además no solemos darle mucha importancia a los minerales y a las vitaminas pero juegan un papel fundamental en el buen funcionamiento de nuestro organismo (vitaminas y minerales

Por lo tanto, si consumimos sólo las claras eliminamos gran cantidad de proteínas ( la mitad aproximadamente) y vitaminas al desechar de las yemas.

Claramente la porción menos calórica y magra es la clara de huevo pero posee menos micronutrientes que la yema de huevo en la cual se encuentran variadas vitaminas y minerales en mayores cantidades.

Conclusión: Carece de sentido quitarle las yemas a un huevo para añadir más claras, porque en esa discriminación estamos perdiendo cantidad de multinutrientes beneficiosos para el buen funcionamiento de nuestro organismo.

No hay que exagerar separando las claras de las yemas para consumir solo las claras porque si añadimos más claras también incrementaremos las calorías.

No hay que ser extremista, el aporte graso de la yema de huevo no es tan elevado relacionado con más alimentos que ingerimos.

Además al apartar la yema perderemos la mayor parte del sabor del huevo, si esto se intenta reemplazar con otros alimentos para suplir la falta de gusto, quizás no sean tan buena opción como la yema.

Por lo general tomar los huevos enteros no tienen que ser un problema para tu salud, de hecho es recomendable comer los huevos enteros pero prestando atención a su preparación para obtener sus beneficios de la forma más sana posible.

No tienes que preocuparte por el colesterol si comes los huevos enteros pero si en la forma en la que lo cocinas.Las mejores elecciones son duro, pasado por agua, escaldado, a la plancha, en tortilla…

Casi cualquier forma que se te ocurra menos frito que sería la forma menos saludable de consumirlo.

A continuación te dejo un vídeo con un truco para cocinar los huevos de forma más sana.

¿Te fue útil este artículo?
Si fue así no olvides compartir con tus amigos en las redes sociales.Gracias!