Estrés: La enfermedad moderna

El estrés se ha convertido en una de las enfermedades de nuestra época y es que vivimos bajo constante estrés. Ir rápido de un sitio para otro, estar estresado.

No tener tiempo para uno mismo, hacer varias cosas al mismo tiempo, no descansar bien por las noches, y por si no fuera poco con vivir la realidad, estamos enganchados también a una realidad virtual…

No suena raro nada de lo que acabo de exponer, esta es la tónica habitual para muchos de nosotros. En los últimos tiempos esto ha pasado a ser el día a día más común para la mayoría de personas.

El problema de intentar sacar muchas cosas adelante a la vez es que provoca estrés. Y no debemos menos preciar esta enfermedad, ya que tiene repercusiones serias para la salud.

Consecuencias del exceso de estrés

El estrés es una enfermedad moderna que existe desde que vamos como locos por el mundo. Lamentablemente aún no se ha tomado conciencia de la afectación directa que esto puede tener para tu salud.

Algunas consecuencias físicas de esta enfermedad son:

No parece cualquier cosa la lista de consecuencias para la salud que tiene vivir estresado. Quién más y quien menos se siente identificado en algunas de estas situaciones si no en más de una.

Esta situación, puede mejorar notablemente si en lugar de dejarnos llevar por el ritmo que la sociedad impone, decidimos hacer algo por nuestra parte.

El estrés se puede curar

La salud es lo primero. De manera que debes establecer como prioridad para tu día a día hacer acciones que te alejen del estrés y te acerquen a una vida más sana.

Acciones que puedes llevar a cabo para ayudarte a reducir los niveles de ansiedad

Reduce el agotamiento

Está claro que a estas alturas sabes que hay algunas actividades de tu día que te provocar llegar a esa situación y que es innecesaria. Es tan sencillo como tomar la decisión de aparcarlas. No las hagas.

Esas actividades que te agotan y que no te aportan nada, deben ser identificadas y eliminadas de tu día a día.

Baja la velocidad

Toma consciencia de cada una de las cosas que estás haciendo. Intenta no hacer más de una a la vez. Si estás escribiendo un email, intenta no estar contestando una llamada a la vez. Si estás cocinando, intenta no estar teniendo la ropa a la vez.

Si estás conduciendo, intenta no ir mirando el móvil. Parece demasiado obvio, pero lo más normal es que mandes el email a la persona que no es, que la comida se te queme o que tengas un accidente si no intentas estar al 100% de cada una de las tareas que estás llevando a cabo.

Ponte horarios

Para afrontar bien el día, lo más importante es haber descansado por completo por la noche.

Muchas personas van tarde a dormir distraídos en el pc, la tv o el móvil. Haz la cuenta atrás desde la hora que sabes que debe sonar tu despertador, réstale las horas que necesitas para descansar y ten claro a qué hora debes ir a dormir para que se cumpla ese mínimo.

Cuando sea la hora de ir a dormir, deja todo lo que te estaba distrayendo y ves a la cama. - piopialo          

El problema a veces va más allá, y cuando nos vamos a la cama nuestra mente aún está muy activa de manera que no podemos dormirnos o bien nos despertamos fácilmente y no tenemos una noche de sueño de calidad.

Es por eso que se recomienda pasar un rato antes de irse a dormir para empezar con la desconexión. Es un momento ideal para practicar Yoga, un deporte que proporciona bienestar físico y mental.

Relájate

Es importante saber tomar momentos de descanso para bajar el ritmo frenético que llevamos. Si no sabemos encontrar un momento de desaceleración durante el día, al menos sí debes hacerlo antes de irte a la cama.

Muchas personas encuentran un poco difícil concentrarse para practicar la meditación. Puedes empezar por hacer algo de Yoga para que tu cuerpo se relaje y dejar llevar la mente hasta donde pueda.

Poco a poco a medida que entras en la dinámica más lo agradecerá tu cuerpo y tu mente, tu descanso nocturno mejorará y tu rendimiento durante el día también.

Además con la práctica del Yoga aprenderás no solo a relajarte en ese momento, si no poco a poco aprender a poner las cosas que nos pasan en perspectiva para, entre otras cosas, no estar tan estresados.

Practica deporte

El deporte es la mejor forma de liberar endorfinas, de desconectar, de hacernos sentir bien.

Puedes hacer cualquier actividad que te guste, desde running, CrossFit, gimnasio, fútbol… Y de nuevo Yoga. Sobre todo para aprender las bases del mismo si luego quieres practicarlo por tu cuenta, es importante que aprendas en un centro.

Además hay muchos recursos a los que acudir para iniciarse en el mundo de yoga, como estos vídeos de la sección de Yoga de Zalando.

Come sano

Sin duda, si no comes bien no hay manera de encontrarse bien. Para absolutamente cualquier objetivo que tengamos, será importante empezar por el principio, y la alimentación es la base de nuestra salud.

Si necesitas recurrir a una guía, te aconsejo que mires la guía de Paleo que te explicará de forma muy entendible que tienes que tener en cuenta de tu alimentación para mejorarla.

Reconecta con la naturaleza

Estar cerca de la naturaleza en cualquiera de sus formas, mar, montaña, animales… Hace que nos despejemos por un rato de las obligaciones y nos centremos en disfrutar de ese preciso momento. Estar con contacto con la naturaleza es toda una terapia anti estrés.

 

I want to live and not just to survive… ________________ Quiero vivir o no solo sobrevivir

Una foto publicada por Anabel Ávila (@anabelpump) el

Mi experiencia personal

A pesar de que mi trabajo consiste en estar muy conectada al móvil y que las tecnologías aportan grandes ventajas, tenemos que saber limitarlas para que no se conviertan en un inconveniente.

Un consejo, aparca todas las tecnologías 30 minutos antes de ir a dormir. Y dedica ese ratito a hacer yoga, estiramientos, hacer una pequeña reflexión sobre las cosas buenas que ha tenido tu día, y como quieres encarar el día de mañana para que hayan cosas que te hacen feliz.

Puede parecer una tontería a simple vista, pero es la mejor forma de ir entrando a una fase previa al sueño, asegurarte un buen descanso y tener una actitud positiva para afrontar el día.

Yo desconecto cada noche para volver a reconectar de la mejor manera al día siguiente. ¿Y tú, ya crees que vale la pena el esfuerzo? Sé feliz y dí hasta luego estrés.