La vitamina C

Es típico escuchar en la época de cambio de tiempo que hay que reforzar las dosis de vitamina C para evitar caer resfriados a la primera de cambio.

Cuando nos hablan de vitamina C lo primero que se nos viene a la mente son las naranjas y mucha gente piensa en tomar un zumo con las mismas para aumentar sus defensas mediante un buen aporte de vitamina C.

La verdad es que hay más alimentos que van primeros en la lista de alimentos con vitamina C aunque no te lo creas. Esta idea viene infundad sobretodo por anuncios de quien les interesaba que aumentase el consumo de naranjas.

Es una buena fruta pero si nuestro objetivo es aumentar la ingesta de vitamina C será mejor que repasemos qué alimentos contienen en mayor cantidad esta vitamina.

.

Este listado muestra los valores de vitamina C que contienen los diferentes alimentos por cada 100 gramos de alimento.

 – Pimientos picantes verdes y rojos: 240mg

– Guayabas: 228mg

– Pimientos amarillos 184mg, el verde: 132mg (amarillo tiene un valor intermedio)

– Tomillo: 160mg

– Perejil: 133mg

– Col rizada: 120mg

– Fresas: 98mg

– Kiwi: 93mg

– Brócoli: 89mg

– Coles de bruselas: 75mg

– Berro: 69mg

– Papaya: 62mg

– Naranja: 59mg

– Mango: 52mg

– Coliflor: 46mg

.

Hay que señalar que el efecto de aumento de la función inmune con el consumo de la vitamina C es un tanto polémico.

Recientes estudios conteplan que ayudan a reducir la incidencia de los resfriados en aquellas personas con una deficiencia de vitamina C, y en los deportistas bajo un esfuerzo físico intenso; pero no en la población en general con un nivel adecuaco de la misma. Analicemos las personas con mayor riesgo de decificiencia de esta vitamina.

* Los fumadores y los fumadores pasivos: Los estudios muestran que los fumadores tienen niveles más bajos de vitamina C en su sangre que los no fumadores, lo que se piensa que es debido al aumento del estrés oxidativo. De la misma manera los pasivos se exponen al mismo riesgo.

* Los bebés que reciben leche hervida o evaporada: Hervir o evaporar la leche destruye toda la vitamina C que proporciona, dejando a los niños deficientes. Sin embargo, la mayoría de las fórmulas infantiles vienen fortificadas con vitamina C.

* Las personas con dietas pobres: La vitamina C se encuentra principalmente en frutas y verduras frescas. Las personas que no consumen estos alimentos, o que no varían demasiado su dieta están en riesgo de deficiencia de vitamina C.

* Las personas con enfermedades crónicas o malabsorción.

.

Recalquemos por último los beneficios de la vitamina C para nuestra salud:

* Alivio en las enfermedades cardiovasculares y en la presión arterial alta: Varios estudios apoyan que consumiendo al menos 500 mg diarios de vitamina C se puede aumentar la cantidad de vasos sanguíneos relajados o dilatados en un proceso conocido como la vasodilatación. Este proceso se cree que ayuda a disminuir la presión arterial, reducir el riesgo de ataques cardíacos y otras enfermedades cardiovasculares.

* Aumento de la absorción de hierro: como todo con modetración porque el exceso de vitamina C puede generar toxicidad por hierro en algunas personas.