¿ Las legumbres son buenas ?

Hoy quiero hablaros un poco de las legumbres y os traigo un post un poco polémico pero que puede que os haga recapacitar a algun@s.  

Siempre se nos ha dicho que hay que comer legumbres ya que son buenas. Se la misma manera que siempre se nos ha hecho hincapié en el consumo de leche para que tengamos fuertes los huesos.

Por cierto también fue un post un poco polémico que te recomiendo que leas y me cuentes que opinas.

[box type=”warning” align=”” class=”” width=””]El tema de la alimentación es muy delicado y siempre hay posiciones a favor y en contra de una corriente. Comparto mis conocimientos y experiencia con vosotros con  la intención que os de que pensar. Si después de leer el artículo decides por tu cuenta indagar más en el tema, yo ya estaré contenta.[/box]

Antes de empezar quiero que veas este anuncio de legumbres. Puede que al sector femenino os guste más :p 

 

 

 

[padding right=”10%” left=”10%”]Todos sabemos que la publicidad juega mucho con la sensibilidad de la gente. Ponemos unos tíos “cachas” y decimos que las legumbres tienen mucho hierro y si los comes serás pura fibra.[/padding]

 

Muchas veces lo que hago cuando se me ocurre escribir sobre algo es buscar en google para saber que es lo que busca la gente. Y esto es lo que me he encontrado

Si buscamos “las legumbres son buenas”

Curiosamente la mayoría de resultados son positivos y te animan a que incluyas las legumbres en tu dieta.

Fijaros si buscamos “No comer legumbres”

Pese a poner una búsqueda digamos que “negativa” siguen apareciendo resultados que le dan la vuelta y te invitan a seguir consumiendolas.

Propiedades de las legumbres:

Los principales beneficios que le achacan a las legumbres son: fuente de energía al ser hidratos, alto valor proteico, contenido en fibra, gran saciedad, fuente de hierro, vitaminas B, muchos minerales tipo calcio, fósforo, magnesio, yodo, potasio…

Bien, la parte en la que tradicionalmente no se ha hecho tanto hincapié es:

[box type=”note” align=”aligncenter” class=”” width=””]Cuando nos hacemos mayores los médicos suelen desaconsejar las legumbres en la dieta de las personas porque dicen caer fuerte. En realidad, sientan igual de mal al principio que al final de nuestros días pero después de varios años de “maltrato”, nuestro sistema digestivo lo lleva un poco peor que cuando éramos más jóvenes.[/box]

[Tweet “Las legumbres puede que no sean tan buenas como dicen.”]

¿Quiere decir que no se pueden consumir legumbres?

Lo mejor es que si quieres seguir incluyendo el consumo en tu dieta tengas unas consideraciones para que sea de la forma más segura posible.

Lo primero de todo es que debe ser un consumo moderado. Lo más importante es entender que no son una fuente imprescindible para la salud de nuestro cuerpo como siempre nos ha dicho ya que todos los beneficios por los que son tan bien reconocidos de pueden hallar en frutas, verduras, carnes y pescados que no tienen esos efecto adversos.

 Sobretodo, que desterremos la idea de que son imprescindibles, porque todo lo contrario son muy prescindibles y de hecho ganaríamos más en salud si los sustituyéramos por otros alimentos.

Se ha demostrado que parte de los fitatos desaparecen cuando se dejan en remojo durante 8 – 12 horas. Siempre la noche antes de cocinar las legumbres recuerda dejarlas en remojo para eliminar los fitatos que provocan el malestar en la digestión.

Asegúrate de que al menos durante 10 minutos están hirviendo las legumbres cuando las cocinas, porque así podrás desactivar las lectinas.

 

Recordad una cosa!!!! Hay más alimentos que son legumbres de los que nos pensamos. Normalmente creemos que un guisante es verdura, pero es legumbre. Al igual pasa con los cacahuetes o la soja por ejemplo 😉

Es uno de los alimentos que se intenta evitar en la dieta del paleolítico. Si quieres saber más sobre la dieta Paleo consulta el artículo en el cual se detalla un poco más sobre sus planteamientos, que son bastante lógicos.

Trata de consumir los alimentos que favorecen al mejor estado de salud y eliminar todos aquellos que promueven lo contrario. Porque al final de todo ¿qué es lo más importante?

Es una buena forma de no ponerte en mayor riesgo frente enfermedades importantes. Sólo que además siguiendo estos planteamientos alimenticios la gente suele bajar de peso y mantenerse en su peso ideal, hecho que la está convirtiendo en una dieta cada vez más popular.