No soy perfecta, ¿tú sí?

Después de un tiempo en el que mi rutina se ha visto bastante alterada, os voy a contar como he estado intentando sobrevivir a los acontecimientos.

La idea principal de este post es sobretodo poder abrirme y expresarme con claridad con todos vosotros, para que así entendáis que cuando os digo que me vida es cualquier cosa menos perfecta, es tal cual os lo cuento.

La perfección en Redes Sociales

En las redes sociales, tenemos tendencia a mostrar la mejor parte de nosotros. La foto con el mejor ángulo, la mejor luz, la que sales más favorecida… incluso si hace falta se desecha la foto o vídeo y volvemos a empezar.

Es por eso que pocas veces reflejamos la realidad 100% porque es imposible. Y a pesar de los contratiempos siempre intento mostraros la mejor cara pero por su puesto detrás de anabelpump hay una Anabel sin más.

Como bien sabéis, he participado en un reality de deporte (Spartan X) hace poco. Lo grabé en el mes de Septiembre y desde entonces que parece que no remonto en cuanto a retomar la rutina se refiere.

Tras este cambio total, en el que evidentemente no podía cumplir con mi planning de entrenamiento, ni comer ni descansar como se merecía, volví a España con ganas de empezar de 0. Las ganas no se me pasaron pero las circunstancias no han sido muy favorables a que esto aconteciera.

Para que os hagáis una idea y en modo de breve resumen pasadas unas pocas semanas de volver, empecé a tener molestias en un hombro del sobreentrenamiento

Seguidamente estuve fuera trabajando de nuevo, al volver cuando estaba de nuevo cogiendo el ritmo llegó la Navidad, de ahí he empalmando con médicos y la hospitalización larga de un familiar (todo está bien por eso ya lo cuento con tranquilidad)…

Pese a tenerlo todo en tu contra, debes seguir y luchar más fuerte. - piopialo          

Bien, ante una situación así soy una persona con debilidades y también hay días que me faltan fuerzas para volver a ponerme a por todas. Por el cansancio acumulado, por la dejadez de no seguir con tu planning de trabajo, porque sientes que tienes que estar en otro sitio…

Pero frente a la vida, siempre tenemos estas dos opciones cuando las cosas no nos van como queremos: una lamentarnos, dos actuar.

Mi madre siempre ha hecho un buen trabajo psicológico conmigo (la tendríais que conocer es una crack de la filosofía de la vida). Cuando nos mostramos delante de una situación negativa no sirve de nada lamentarse de uno mismo, estar cabreado por demasiado tiempo (todos tenemos que cabrearnos a veces, hay que sacarlo, pero me refiero a no superarlo), quedarse quieto…

Si algo no te gusta, lucha por cambiarlo.

En esta vida hay que actuar!!!! ¿Qué algo no te gusta? ¡Cámbialo! ¿Qué algo no depende de ti y no puedes hacer nada? ¡Acéptalo! pero sobre todo… no te quedes quieto y supéralo.

Y esta filosofía de mi madre sirve en el ámbito deportivo y para muchas aspectos de nuestra vida. Pero centrándonos en nuestro tema de entrenamiento, en este punto tengo que reflexionar y decirme ¿puedes hacer algo por el tiempo que ya ha pasado y te has visto imposibilitada para entrenar como querías?

NO ¿va a servir de algo excusarte de tu mal rendimiento diciéndote una y otra vez que no estás en forma? NO ¿puedes hacer algo? Sí, entrenar cada vez que pueda.

Los adultos somos personas que tenemos capacidad para ordenar las cosas por cuestiones de prioridad.

Este tiempo atrás ha habido otras prioridades obvio, y ahora empieza otra etapa en la que con un poco de suerte las prioridades pueden cambiar de orden y podré volver a ser un poco más egocéntrica.

Bien, pues pienso darlo todo en cada uno de los entrenamientos que están por delante de mi para demostrarme que soy capaz de superarme, superar los obstáculos de la vida, que se recomponerme, que se resurgir de mis cenizas!!!

En esta vida hay que echarle pasión, alegría y esfuerzo por hacer las cosas bien y luchar por tus metas. Entender que nada es perfecto y que mientras hagas lo mejor que puedes en cada una de las ocasiones, estarás haciéndolo bien.

Cabrearte si lo necesitas, pero supéralo, no quedarte estancado. Echarle ganas y sacar una sonrisa otra vez, porque de lo contrario estarás estropeando otra oportunidad para vivir este momento.

No importa que no hayas podido entrenar, que no hayas podido comer como querías, ya no importa nada de lo que ha pasado. Si te quedas en ese pensamiento estás desperdiciando poder hacerlo ahora!!!

Espero que con esto hayáis entendido que yo hago también todo lo posible para conciliar familia, trabajo y entrenamiento. Ocio y responsabilidades.

Y que aunque no siempre salga como espero, intento recapacitar para entender que lo único que hay que hacer… es seguir. Y si es con una sonrisa mejor.

Nadie es perfecto, ni la vida lo es, pero como decides enfrentarte a sus imperfecciones será determinante para la forma en la que vives.