cantidad de azucar en zumos

Razones por las que no debes hacer zumos

Se ha puesto muy de moda eso de tomar zumos de todo tipo.

Hace unos años los zumos que te hacía tu madre eran de naranja y poco más, hoy en día hay zumos de casi cualquier alimento.

Además el hecho de consumir zumos suele realcionarse con hacer algo sano, ¿pero es cierto que tomar zumos es algo bueno? ¿Todos los zumos nos afectan igual? 

Veamos de forma muy sencilla cuál de las opciones que hay es la mejor para nosotros y que encajen en la dieta paleo.

Zumos ya preparados

Primero de todo, debemos entender que un zumo hecho en casa, no tiene nada que ver con uno que compremos hecho. Un zumo preparado normalmente lleva grandes cantidades de azúcares añadidos, edulcorantes, conservantes y colorantes que queremos evitar por encima de todo. De manera que estos zumos quedan directamente descartados.

Recurriendo al principio básico de comer comida de verdad, eliminar los productos procesados industrialmente para ganar salud, los zumos del super deben salir de nuestra nevera para ganar salud.

Si bien es cierto, que recientemente han aparecido otra serie de zumos en el mercado que son diferentes a los tradicionales. Son los cold-pressed juice, que precisamente están prensados en frío. Eso les permite hacer jugo de frutas y versuras únicamente, siendo entonces sus ingredientes a base de productos naturales a los que no han tenido que añadir colorantes, conservantes ni azúcar. Quieren mantenerse como un producto natural que tiene una fecha de caducidad rápida (en comparación a los que están altamente procesados) y en sus etiquetas puedes leer claramente sus ingredientes.

Estos zumos no podemos considerarlos como los otros zumos con ingredientes añadidos. pero debemos tener en cuenta ciertas indicaciones para su consumo.

Zumos en casa

Es cierto que no hay nada como lo que hagamos nosotros mismos en casa. Si exprimes tres naranjas, sabes que estás tomando el zumo de tres naranjas y nada más. Cosa que sin duda los hace infinitamente mejor que cualquiera de los zumos que llevan una lista demasiado larga de ingredientes, ingredientes que muchas veces hasta desconocemos lo que son.

Por otro lado, hay que tener en cuenta qué impacto tiene para nuestro cuerpo la ingesta de estos zumos. Siguiendo con el ejemplo de las zanaranjas, cómo reacciona nuestro cuepo al beber  1 zumo de 3 naranjas explimidas.

La naturaleza es extremadamente sabia, y cuanto más sabemos, más lo entendemos. De forma natural se ha creado este producto perfecto, rico en vitaminas, minerales, con alto componente en azúcar y fibra. Claro, si lo consumimos tal y como lo encontramos en la naturaleza, en su forma perfecta, tal y como conocemos a la naranja.

Pero el ser humano, un poquito menos perfecto que la naturaleza, ha inventado una maquinita o varias: exprimidores, extractores de zumos, licuadoras… que sacan todo el jugo de las frutas y verduras y con ellos su mayor parte de aúcar, dejando la fibra en estas imperfectas máquinas.

¿Entonces qué pasa? Pues que cuando tomamos uno de estos zumos al azúcar entra rápidamente al torrente sanguíneo provocando un subidón de azúcar que se tiene que compensar con la liberación de insulina. Sabemos que debemos intentar mantener estables los niveles de azúcar para tener un estado de salud óptimo y asegurar la normoglucemia.

Existen grandes diferencias con comer las naranjas en su formato original, masticando la fruta, a pesar de que a simple vista es el mismo producto. Cuando comemos la naranja lo primero es que nos ahorramos tener que generar tanta insulina para compensar el azúcar en sangre, primero porque al no ser lçiuido no llega tan rápidamente a la sangre. Y depués, porque nuestra madre naturaleza hizo esta naranja con fibra para que a la hora de la digestión la liberación de azúcar se relantizara gracias a la fibra precisamente.

Si a esto le añadimos que, con el zumo estamos tomando el azúcar de 3 naranjas, dejando la fibra en las máquinas, y que comiendo fruta seguramente nunca comamos 3 naranjas de una sentada… Está claro cuál es la mejor opción ¿cierto?

Esto es algo que todo el mundo debe considerar, porque estamos hablando de no provocar un subidón de azúcar en sangre, pero si cabe más aún es una cuestión a la que más atención deben prestar aquellas personas que quieren perder peso y que tienen que vigilar la cantidad de azúcar que ingieren.

Dietas de zumos

Y precisamente, elaborar una dieta a base de zumos ya se contradice directamente con lo que acabamos de explicar. Porque si haces dieta debes estar atento a la cantidad de azúcar que consumes y precisamente en forma de zumo, aunque sea natural, consumes grandes dosis.

¿Cómo un zumo por natural que sea, con tanto azúcar (insisto aunque sea natural), te va a ayudar a adelgazar?

Se puso de moda ver a celebrities o famosas posando con sus zumos verdes “take away” haciendo publicidad de dietas a base de este tipo de beverages.

Como ya hemos explicado otras veces, no hay trucos para estar sanos ni perder peso, todo lo que NO sea apostar por un estilo de vida sano será un fracaso.

Esta dieta milagro al igual que cualquier otra, no deja de ser un negocio para los que lo patentan sin verdaderos resultados para quienes las siguen. Te recomiento mi artículo sobre las dietas milagro.

Conclusión

  • Si bebes un zumo de 3 naranjas consumes el azúcar de 3 naranjas, casi nada de fibra, y tendrás un subidón de azúcar en sangre.
  • Si comes la fruta al natural, seguramente no comas tanto, tomarás el azúcar de 1 naranja, con toda su fibra, y evitarás que tu cuerpo tenga que liberar tanta insulina para compensar.

Hablamos de que hay una diferencia no solo cuantitativa, si no cualitativa.

¿¡Ahora tampoco se pueden tomar zumos!? Noooooooo.

La intención de este artículo no es esta, si no la de informar y reflexionar para que al menos sepamos que no es lo mimso comer fruta que hacerse un zumo de fruta. Cuanta más información tengamos mejores decisiones podremos hacer a la hora de alimentarnos.

Yo tomo zumos, de los de siempre, y hasta de los verdes cosa que pensé que nunca haría, pero no los tomo cada día.

  • Cuando te apetezca un zumo, escoge hacerlo por ti mismo porque podrás controlar que es lo que estás ingiriendo exactamente. Si estás fuera de casa puedes optar por estos zumos prensados en frío que suelen ser lo más parecido a un zumo que tu hagas en casa porque sus ingredientes son fruta y verdura exprimidos y nada más.
  • La recomendación general es que no se tomen este tipo de zumos con asiduidad. Por supuesto que puedes tomarlos, pero sabiendo que es mejor la pieza de fruta entera, intenta que la mayoría de veces que consumas fruta sea de esta manera.

Si tienes cualquier duda ya sabes que puedes contactarme en mis perfiles de Twitter, Facebook, Instagram o Youtube. Siempre de forma pública por favor, será un placer responderte.

Leave a Comment