vacaciones de navidad

Que las vacaciones de Navidad no te arruinen tus objetivos

Las vacaciones de navidades están a la vuelta de la esquina y ya todos sabemos lo que suele pasar en estas fechas…

Además de que nuestra rutina se ve cambiada y hacemos menos deporte del que acostumbramos, encima vamos de comilona en comilona para rematar la jugada.

Hay que ser realista y saber que si tenemos oportunidad de comer cosas que nos gustan y que normalmente no solemos comer, no puedo deciros simplemente no las comas porque está rotundamente fuera de tu dieta.

Pero lo que tampoco queremos es echar por la borda el trabajo que llevamos tiempo haciendo ¿cierto?

Está bien pensar en nuevos retos y objetivos para el año que viene pero no hace falta por eso acabar el 2013 en una de nuestras peores formas físicas.

No es necesario empezar el año nuevo ya arrepentidos por los excesos de las fiestas. Así que aquí tenéis unos consejos para equilibrar la ajetreada vida social que se nos avecina y con tu estado de fitness y salud.

Dale un capricho a tu cuerpo sin abusar.

Aprovecha las circunstancias para ser más flexible en tu alimentación. Todos necesitamos alguna vez satisfacer a nuestro paladar pero piensa en equilibrar un poco.

Quiere decir que si un plato ya era contundente, no necesitas ir el full pack y arrases con todo el menú.

Por ejemplo, si el primer plato era contundente no hace falta que también vayas a por el postre ese tan bueno que es una bomba de calorías, después los frutos secos, pica pica vario, polvorones… y porqué no la copichuela que todos toman.

Piensa en la moderación, un capricho es un capricho y debes disfrutarlo porque lo mereces pero ir a  todas en una sola comida es muy arriesgado porque hay muchos días por delante.

Noche Buena, Navidad, San Esteban, Noche Vieja, Año Nuevo, los Reyes… bufff!! Sin contar las cenas de despedida anteriores de los del trabajo, los de piscina, los amigos… Suena a indigestión total.

Intenta compensar. 

Si has hecho la comida o la cena fuera de casa por las celebraciones, intenta moderar la comida o la cena que vas a hacer en casa.

No quiere decir que tomes un yogurt o una manzana para cenar y a la cama, pero vigila ahora más las calorías que le pones al plato.

Piensa que si te has excedido por el mediodía, estaría bien que la cena fuera light para intentar no acentuar más las calorías de más que ya llevas.

Escoge recetas bajas en calorías y baja en grasas en especial para estas circunstancias. E insisto, hay que cenar no vale saltarse la cena, hablamos de equilibrar un poco no se saltarse una toma.

Toma el control de las porciones. 

Comiendo fuera de casa solemos comer más porque comes de aquí de allí, tu tía quieres que te alimentes bien y te pone un buen platazo…

Usa el conocimiento y ya que estás comiendo de más variedad de cosas de las que acostumbras, intenta no pasarte con la cantidad para controlar el volumen de calorías total que vas a ingerir.

Mantente activo. 

Está bien salir de la rutina por unos días, tu cuerpo también agradece unas vacaciones y un descanso pero intenta no estar 2 semanas enteras sin hacer nada de nada físicamente.

Añade algo de actividad física a estos días aunque no sea una rutina intensa de gimnasio. Una caminata fuera, una carrera corta, un entreno rápido en el gimnasio… Algo, simplemente algo.

Con estos pequeños consejos espero que paséis unas felices fiestas y que a la vez estas no sean un impedimento para vuestros objetivos de fitness.

No olvidéis además de aprovechar que estamos apunto de estrenar el año nuevo para elaborar una buena lista de objetivos que os mantengan motivados para el año 2014, para que siempre sigamos mejorando.

Anabel xo

Leave a Comment