Spartan Race Madrid 2015

Y por fin llegó el día que tanto esperaba, el día de la Spartan Race de Madrid!!!! Después de 12 semanas de preparación con el CaminoaEsparta de Reebok, teníamos ganas de que llegara el día de la verdad para correr la mejor carrera de obstáculos del mundo.

En este proyecto nos unimos varios profesionales del deporte que nos volcamos para preparar a todos los espartanos para que llegaran en la mejor condición al día de la carrera.

@Beatriz Crespo e @Iñaki García se ocuparon de la parte física explicándonos los mejores entrenamientos, planificado por fases, novel de dificultad y pensado 100% para la carrera y los posibles obstáculos.

@Ángel Sanz de la parte mental, ya sabemos lo importarte que es que la cabeza nos diga: ¡sí, sigue que tú puedes! Sin ese refuerzo mental no hay manera de seguir adelante en la carrera.

Y la parte nutricional de cual estoy muy orgullosa haber sido partícipe, con el respaldo de las recetas fit de @Verónica Costa. Nos centramos en el estilo de vida paleo, del cual fuimos muy superficiales y remarcamos solo lo más destacado. Si queréis saber más sobre este estilo de vida, os aconsejo que os quedéis en el blog incluso que recabéis más información por vuestra parte para entender mejor cómo se comía en la era del Paleolítico.

Y como siempre, algo que se prepara con tanta ilusión el resultado tiene que ser bueno, y así fue! La carrera estuvo genial, con un ambiente de equipo y compañerismo que es difícil de explicar e intentar acercarse a la realidad.

Hubo tiempo hasta para una lección de estas que te marcan para siempre. Conocí a Gustavo, un chico en silla de ruedas que corrió la carrera con el apoyo de su equipo.

Si alguno de los que estábamos usando todo nuestro cuerpo nos pensamos que estaba siendo duro reaccionamos por completo al conocer a Gustavo.

Lección de superación y compañerismo total, de verdad que increíble!!!! Te doy la más sincera enhorabuena por tu pasión y por tener un equipo así a tu lado.

 

Además me hizo mucha ilusión todos aquellos que os acercasteis al stand de Reebok a decir “hola”, y me encantó que me dijerais: cómo nos gustan los vídeos, ahora todos hacemos paleo, y nos sentimos bien… No sabéis lo gratificante que es tener tal reconocimiento por vuestra parte!

La carrera en sí cumplió con las expectativas, mucho barro, obstáculos con bastante dificultad, pero no hay nada a lo que un espartano no se pueda enfrentar, y con esa actitud cogí la carrera.

Muros que saltar, piscinas de barro, barras para pasar haciendo el mono, troncos que cargar, ruedas de las que tirar y arrastrar, ladrillos que pesaban como un muerto que había que pasearlos, sacos que cargar, cuerda que trepar, lanzamiento de jabalina, alambres de espino que tenías que pasar por debajo gateando por el barro… se puede pedir mas¿?! Y mucha calor también.

Insisto en recomendaros para próximas carreras en las que vayáis a participar que os mantengáis bien hidratados para evitar golpes de calor y podáis disfrutar de la carrera sin malestar.

Burpees?¿?! Bueno, ya sabéis que si lo eres capaz de superar el obstáculo tienes una penalización de burpees para poder seguir corriendo la carrera.

Bien, pues alguno me tocó hacer ya que no clavé la lanza en la diana, pero salvando este obstáculo todos los demás los superé como una espartana!!

El tiempo aún no lo sé, tampoco lo cronometré. La idea de esta carrera no es tanto conseguir romper una marca personal si no ir pasando los obstáculos. Para aquellos que quieren batir su récord y sí están interesados en hacer un buen tiempo, existe el grupo elite.

Es una tanda en la que van pocas personas así se aseguran de que no se entorpecen en los obstáculos, y que unos no frenan a los otros.

Si aún no has comprobado en primera persona como se vive la Spartan Race, espero que os animéis a buscar una ciudad cercana en la que se vaya a celebrar la carrera y no os conforméis con que os lo cuenten.

Es divertido, aunque participes de forma individual el ambiente de compañerismo te hará sentirte acompañada, seguramente atravieses obstáculos más grandes de los que te habías imaginado que podrías…

Y lo peor, seguramente acabes repitiendo y volviendo al año siguiente o a otra ciudad 😉