Trucos para beber más agua

En la actualidad hay un montón de opciones que aparentemente pueden parecer más atractivas que el agua. Pero no hay mejor fuente de hidratación que el agua.

Si bien el consumo de frutas y verduras también colabora con el nivel de hidratación de nuestro cuerpo, sin duda el agua es la que tiene mayor peso a la hora de estar hidratados.

Cuando tenemos la sensación de sed en realidad nuestro cuerpo ya sufre una leve deshidratación. Es por eso que debemos beber agua aunque sin exagerar a pesar de no tener una sensación profunda de sed.

El no beber la cantidad suficiente de agua provoca en nuestro organismo una serie de malestares. Estos son algunos síntomas provocados por pequeños estados de deshidratación: dolor de cabeza, fatiga, cambios de humor, calambres, dolores musculares.

Si eres de las personas que dicen que les cuesta mucho beber agua, aquí tienes unos consejos para ayudarte a tomar más agua:

1. Cuando salgas de casa, vayas a donde vayas, lleva siempre una botella de agua.

A veces nos pasamos el día entero fuera de casa, para arriba y para abajo y ni tenemos claro cuando nos vamos a sentar a descansar. Si no llevas agua contigo es bastante fácil que pases por ejemplo una mañana entera sin beber agua. Es fácil evitarlo si llevas contigo una botella de agua.

2. En el trabajo ten el agua cerca.

Si tienes por ejemplo un trabajo de oficina y para ir a por agua tienes que levantarte, muchas veces ni no harás por no moverte de tu sitio.

Es bueno ir levantándose del asiento cada x rato para poner el cuerpo en otra postura, descansar la vista… pero en la práctica se hace poco. Si quieres asegurarte que estás hidratado,  ten cerca de ti el agua en tu puesto de trabajo.

3. Refrescos es muy diferente de agua.

No todo lo que se bebe puede contar como una buena fuente de hidratación. Las aguas con sabor, los refrescos, los cafés… No son la mejor opción para estar hidratado.

La mayor parte de tu hidratación debe prevenir de agua aunque de forma puntual tomes un café o una infusión… El problema de las infusiones y los cafés es que además suelen necesitar azúcar para que nos guste tomarlo.

Tal vez una infusión puede ayudarte a beber más agua, pero intenta que no tengas que añadirle nada. Pero sobretodo evita los refrescos azucarados. ¿Sabes cuánto azúcar contiene una lata de cocacola? 35gr de azúcar aunque no lo parezca son un montón de calorías vacías!!!

4. Empieza el día con un vaso de agua

Intenta siempre, al levantarte, beber un vaso de agua. Después de tantas horas de ayuno, esto hace que tanto tu mente como cuerpo se pongan en marcha.

5. Agua entre comidas.

El agua es mejor que sea cuando no estamos haciendo la digestión de los alimentos, es preferiblemente que sea entre comidas.. Si te acuerdas de hacerlo sentado en la mesa estarás arrastrando parte de los jugos gástricos que están preparados para hacer la digestión.

6. Toma consciencia.

Un buen objetivo a conseguir sería beber una botella de litro y medio al día. Si en realidad no sabes si llegas o no a consumir esta cantidad de agua, haz la prueba de beber de una botella durante un día normal para ver cual suele ser tu consumo.

Si a duras penas acabas la botella al final del día, intenta hacer pequeños cambios que te ayuden a incrementar la ingesta. 

7. Hay apps para todo

Si con todos esto aun aún no tomas el agua que deberías, ya hay aplicaciones para todo y para que bebes sel mínimo de agua al día también. Descárgate cualquiera que te sirva de ayuda para recordarte que tienes que beber agua.

¿No te ha entrado sed ya?

Leave a Comment