¿Por qué me retiro? Carta de Mathew Fraser

Hoy, algo más de ocho años después del inicio de mi carrera en el CrossFit de competición, anuncio mi retirada.

En 2012, el propietario de Champlain Valley CrossFit me inscribió en la competición interna Winter Throwdown. No podía pagar la cuota de inscripción del evento, y se ofreció a pagármela pero me dijo que si ganaba, tenía que comprarme un par de zapatillas de CrossFit. Por aquel entonces, yo entrenaba con unas Nike Air Max 90.

No entendía el bombo que se le daba al CrossFit.

Yo venía del Centro de Entrenamiento Olímpico, donde vivía y respiraba el levantamiento olímpico. Mi objetivo era competir en las Olimpiadas, donde cada arrancada y cada levantamiento de peso era un evento serio y silencioso. Pero en Champlain Valley, era una clase llena de gente que corría de un movimiento a otro y que caía dramáticamente al suelo al sonar el reloj.

En el Throwdown, terminé con un primer puesto y 500 dólares en el bolsillo.

Cuando era un universitario sin dinero, pensé que había encontrado oro y enseguida quise encontrar más oportunidades para ganar dinero extra. Buscaba en este sitio web donde todos los eventos locales publicaban las fechas de las competiciones y la bolsa de premios.

Empecé a viajar por toda Nueva Inglaterra compitiendo por 1.000 dólares aquí y 5.000 allá. No era un mal trabajo para un estudiante a tiempo completo, pero no empecé a practicar CrossFit con la intención de convertirlo en mi carrera.

Casi una década después, crucé la línea de meta en The Ranch de la mano de la compañera de entrenamiento que se ha convertido más bien en una hermana. Juntos, cada uno de nosotros rompió el récord de más campeonatos de CrossFit de la historia. Ella había conseguido su cuarto, y contra todo pronóstico, yo había conseguido mi quinto.

En mi primer Open, apenas pude hacer una docena de burpees seguidos.

En mis últimos CrossFit Games, gané por el mayor margen de victoria en la historia del deporte.

Así que, por un lado, es una decisión difícil.

El CrossFit es la forma en que he conocido a mis mejores amigos, socios de negocios, e incluso a mi esposa. El CrossFit es cómo encontré al artista que me tatuó el pecho, cómo pude viajar por todo el mundo y cómo compré la casa a la que pronto nos mudaremos en Vermont.

Desde el final de la temporada 2015, cuando decidí dejar de joder y comprometerme de lleno con este deporte, el CrossFit ha sido mi mundo.

Y por esa misma razón, esta también es una decisión fácil. Salvo unas semanas en agosto, en las que me permito un descanso, mi concentración ha sido implacable.

He dejado de lado las vacaciones, las despedidas de soltero y más citas con Sammy de las que puedo contar, todo para no perder ni una sola sesión de entrenamiento ni una noche completa de sueño.

Durante ocho años, cada día ha sido más o menos el mismo: levantarme antes de lo que me gustaría, vender mi alma a la Assault Bike y a los intervalos de natación y a los AMRAP de 40 minutos, comer, dormir, repetir.

¡Toda la actualidad del CrossFit cada domingo en tu correo!!

Mailchimp

Únete a mi lista de sucriptores y entérate de las mejores ofertas y noticias sobre CrossFit antes que nadie. ¡Nada de Spam!
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Ninguna decisión fue involuntaria.

En las semanas previas a los Games, dejé de hacer cosas evidentemente arriesgadas, como ir en moto al gimnasio, e incluso pequeñas cosas que podían marcar la diferencia, como no usar un cuchillo para carne. No valía la pena el 0,01% de posibilidades de cortarme y arruinar mi semana de entrenamiento o comprometer mi rendimiento durante la competición. Me obsesionaba encontrar mejoras en cualquier lugar posible y siempre me aterraba que se me hubiera escapado alguna.

Entrené con miedo.

El trabajo duro dio sus frutos. Pero ahora estoy preparado para tomar decisiones basadas en cómo afectan a mi familia, mis amigos, mi salud y mi felicidad, no sólo a mi rendimiento.

La buena noticia es que después de la jubilación me verán más que nunca.

Nunca quise renunciar a la más mínima ventaja, así que no publiqué mis entrenamientos, ni di a conocer mi programación, ni siquiera insinué mis debilidades. En cambio, los entrené, sin descanso, y en el proceso me gané la reputación de ser estoico, tal vez incluso arrogante, dependiendo de con quién hablaras.

El único momento en que estoy en el ojo público es cuando me presento al trabajo. Me concentro en mi objetivo. Estoy allí para lograr lo que he pasado cientos, incluso miles, de horas persiguiendo. Eso nunca me molestó -era un pequeño precio a pagar por ser el más grande-, pero me entusiasma mostrarles el Mat que todos los que están cerca de mí siempre han visto.

Todavía estoy pensando en cómo voy a formar parte de esta comunidad. No planeo abrir mi propio afiliado, pero estoy a punto de empezar a construir un gimnasio en casa, del que veréis mucho en el canal de YouTube que Sammy y yo vamos a lanzar pronto. Aparte de eso, estoy deseando vivir la temporada como un aficionado, al igual que el resto de ustedes.

Así que gracias por permitirme esta oportunidad, y un agradecimiento especial a todos los que me han ayudado como patrocinadores, compañeros de entrenamiento, entrenadores o amigos. Siempre estaré involucrado en el CrossFit. Sólo que ya no lo haré desde el suelo de la competición.

Artículo original en: Morning Chalk Up

Te puede interesar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.