monster crossfit

Coca-Cola intentó destruir CrossFit. ¿Qué pinta Monster?

En los pasados CrossFit Games vimos, sorprendidos, como Monster se había colado entre los patrocinadores.

Los atletas bebían de una lata de Monster light (su versión sin azúcar) al acabar los eventos.

CrossFit siempre había mantenido una posición muy clara contra Pepsi y Cocacola (dueños también de Monster), con lo que la comunidad se revolucionó.

Fue entonces cuando explicaron que a pesar de ser latas de Monster el contenido era agua. De esa manera se calmaron los ánimos, pero aún existía la duda ¿qué sentido tiene promover una marca, pero no usar su producto si no agua?

Parecía un parche… Y era solo el primer paso de Monster para introducirse dentro de CrossFit, después de las batallas legales que habían tenido las marcas durante años.

Monster patrocina varios atletas de Games

A principios de 2022 se anuncia el listado de atletas que han acordado un patrocinio con la multinacional:

La marca aseguraba estar interesada en escuchar a los atletas para crear productos que realmente les ayuden. Molemkamp, el director de Monster, dice que no todas las bebidas son bombas de azúcar como creen la mayoría de personas.

Se conoce también que aunque el detalle del contrato con cada atleta es diferente, a diferencia de los típicos acuerdos de colaboración, los atletas no están obligados a cumplir con “x publicaciones”.

La marca planea patrocinar gimnasios para lanzar la comunidad de CrossFit al siguiente nivel.  Según explica Molemkamp a Morning Chalk Up, no quieren cambiar nada, solo aportar los recursos para apoyar este deporte.

No hay duda de que la marca tiene dinero y eso siempre ayuda a profesionalizar el deporte. Pero la cuestión es ¿cualquier cosa vale a cambio de dinero? ¿Tiene sentido que una marca que vende bebidas azucaradas promueva la salud y el deporte con otra línea de productos?

Únete a nuestros canales de Telegram y Discord para más información actualizada.

La historia de Pepsi & Coca-Cola con CrossFit

Greg Glassman desde su cuenta de Instagram (@thecrossfitbook) comparte lo siguiente:

Parece que hay un gran malentendido sobre por qué Monster es problemático. CrossFit está en contra del azúcar, claro, pero la batalla de Glassman con Pepsi y Coke (propietaria de Monster) tuvo que ver con su esfuerzo bien orquestado para hacer que el entrenamiento de CrossFit fuera ILEGAL. A través de la financiación de la NSCA y la ACSM por parte de la Asociación Americana de Bebidas, se dirigieron a docenas de municipios y gastaron millones de dólares para presionar a los miembros de los gobiernos locales para que cambiaran sus leyes y exigieran certificaciones de la NSCA o la ACSM para ser entrenador. Esto habría resultado en inhabilitación de los entrenadores de CrossFit de su capacidad para hacer su trabajo. Habría hecho que el certificado de CrossFit no tuviera sentido y habría exigido que todos los entrenadores pagaran a la ACSM o a la NSCA. Si Coke y Pepsi lo hubieran coneguido, los entrenadores de CrossFit que no tuvieran una certificación de la NSCA o la ACSM habrían infringido la ley al entrenar a un cliente. Eso es jodidamente serio. Coke y Pepsi pagaron por ese esfuerzo… Eso es historia relevante. Ninguno de los patrocinadores de los Games bajo Glassman hizo algo así. No se trata del azúcar.

Greg me dijo: No creo que el azúcar sea bueno para ti, pero ese no es el problema que tenemos con Coca-Cola y Pepsi, sino que intentaron hacer ilegal el entrenamiento de CrossFit y casi lo consiguen.

Bajo una nueva propiedad anónima (aún no sabemos quién compró CrossFit), el caso de la NSCA se resuelve bajo términos de estricta confidencialidad y Coca-Cola es ahora bienvenida. Hace falta conocer la historia para entender el problema.”

En resumen, Pepsi/Coca-cola han estado en guerra directa con CrossFit durante años, ahora que Glassman no está en la dirección son incluso patrocinadores de los Games ¿tiene sentido?

¿Tiene sentido que la empresa que ha intentado inhabilitar a los coaches de CrossFit, sea patrocinador de la máxima competición de este deporte?

¿Tiene sentido que los atletas acepten dinero de marcas que en su día intentaron destruir el deporte por el que hoy se les conoce?