Un parto respetuoso es posible

Hasta ahora, muchas mujeres dejaban totalmente en la mano del hospital el desarrollo de su parto.

Pero debes saber que el parto es tuyo y tienes mucho que decidir si tu quieres.

No es raro que aunque estés embarazada de poquito ya te plantees cómo será tu parto. Sobretodo si eres primeriza, esta vivencia es algo totalmente nuevo para ti y no tienes ni idea de cómo será. Es lógico que como es una cuestión relevante para ti, comenzarás a buscar información, quizás hasta te asustes de tanta información y tan dispar, pero poco a poco irás viendo que es lo que más resuena con tus intereses.

¿Qué es un parto natural?

En mi caso, cuánto más leía, más claro tenía que mis intenciones no iban por el camino de un “parto convencional de hospital”, sino que le encontraba mucho sentido en recuperar las formas de hacer de antes: mi deseo era tener un parto natural.

Recuerdo las caras de las madres de mi entorno cuando hablábamos sobre el tema y me decían “no sabes dónde te metes”, “se nota que es el primero”, “duele mucho y vas a pedir la epidural”… Es una pena que tengamos esta facilidad para juzgarnos de esta manera, es posible que acabe con epidural pero, ¿qué sucede si quisiera intentarlo de otra manera?

Hoy en día, tenemos la idea aterradora de que un parto es una situación dramática, dolorosa y que no podemos conseguirlo sin intervención médica. Desear un parto natural no quiere decir que te vayas a una cueva a la montaña a dar a luz para negar la ayuda médica si se necesita. Sino evitar la aplicación automática de ciertos protocolos de medicación e instrumentalización que impiden que el parto se desarrolle de manera natural.

como prepararse para un parto natural
@jennifermasonphotography

Porque a pesar del miedo, ¡podemos parir, estamos hechas para eso! Pero el miedo es profundo y está ahí. En una conversación con una de mis sobrinas de 10 años me dijo “yo quiero tener hijos, pero no quiero parir que eso duele mucho”. Bien, si crecemos pensando en eso, es normal que tengamos miedo toda la vida a enfrentarnos a un parto.

A pesar del miedo que llevamos ya instaurado dentro niñas por el mensaje general que se extiende en la sociedad sobre parir, merece la pena investigar más, puede ser que así veas las cosas de otra manera. En mi caso, descubrí muchas más ventajas que posibles inconvenientes de intentar un parto natural.

¿Qué es un plan de parto?

Hablamos siempre de plan de parto donde una expone sus intenciones, pero luego la naturaleza manda. Las circunstancias te pueden llevar a escenarios muy diferentes de los que te habías planteado y que acabes teniendo un parto diferente del que te imaginabas. Recuerda que por encima de cualquier plan de parto lo más importante de todo es que la mamá y el bebé estén sanos, y la medicina actual nos puede ofrecer esa alternativa aunque sea por otros medios si la cosa se complica.

Los planes de parto no son solo para mujeres que quieren tener un parto natural, si no que es un derecho que tienen todas las mujeres de expresar su voluntad, puesto que es su cuerpo, su parto y su bebé. La comadrona debe ser quien ofrezca el plan de parto en las visitas médicas ya cercanas a la fecha de parto, y la futura mamá la que lo rellene y lo lleve con ella el gran día.

parto natural epidural
@jennifermasonphotography

¿A qué te enfrentas en un parto natural?

Puedes tener una idea de lo que es un parto natural, pero seguro que te falta información y tienes muchas dudas como yo las tenía. Así que me puse manos a la obra, quería saber más sobre el parto natural y sin duda, me convencí con esta lectura:

Rebajas

Aprendí muchísimas cosas. Básicamente lo aprendí todo porque no sabía nada de embarazos ni partos, y entendí que la manera de aumentar mis probabilidades de un parto natural de éxito era tomando ciertas acciones.

Está claro que lo más importante es confiar en ti. Independientemente de toda la carga cultural, los miedos o prejuicios que tengamos, podemos parir. Pero es cierto que ir preparada te ayudará a aumentar esa confianza en ti y a relajarnos y facilitar que todo fluya mucho mejor. Parimos, porque es un acto espontáneo, natural, fisiológico. Parimos porque las naturaleza nos ha creado para eso. Está dentro de nosotras, sabemos parir, lo llevamos en nuestro ADN.

¿Cómo tener un parto natural?

Hay diferentes factores que determinan que un parto se considere natural:

Tener un embarazo sano

Esto es fundamental. Sólo aquellas mamás que se mantienen activas y que comen según sus necesidades, puedes escoger tener un parto natural. Puedes conocer con más detalles el entrenamiento y la nutrición durante el embarazo aquí.

Hacer una preparación al parto enfocada a un parto natural

Hay muchas posibilidades en este punto. Seguramente en el CAP te ofrezcan clases de preparación al parto. Yo fui un poco escéptica porque no pensé que estuvieran muy enfocados a un parto natural, es por eso que decidí complementar esta formación por mi cuenta.

Con tal que investigué un poco, el libro más recomendado fue éste:

¿Porqué necesitas un libro o curso de preparación al parto?

Lo más importante es la información ya que es la base para sentirse más preparada. Derribar miedos sobre el parto para que nuestras emociones no vayan en contra del proceso natural del parto y frene el ritmo del parto. Y ciertos ejercicios que hayas practicado antes a modo de herramientas que puedas usar en el momento del parto.

Más opciones de preparación al parto

El hipnoparto os lo recomiendo en primer lugar porque fue lo que yo utilicé, pero no es la única fuente de conocimiento a la que puedes recurrir. Hay clases de yoga para el parto, aromaterapia, psicología perinatal…

Buscar un hospital que respete tu plan de parto

Al contrario de lo que pensábamos no son los médicos si no tú la que decides cómo es tu parto en circunstancias fuera de riesgos especiales, pero lógicamente una no puede entrar por la puerta del hospital y empezar a discutir. A pesar de que tengas las mejores intenciones del mundo si la ideología del equipo médico y del hospital no está alineada a la tuya, será difícil que tengas el parto que tu esperabas.

parto natural primeriza
@jennifermasonphotography

Porque no quieres una vía, porque no te quieres medicar, porque no quieres monitorización continua, porque te quieres mover, porque no quieres la epidural… En un hospital en el que el protocolo es “chapado a la antigua” todas estas opciones son posibles pero no es la primera opción que se ofrece y tener que insistir en lo que quieres a cada paso seguramente no cree el clima más propicio para que te relajes y te centres en tu tarea, parir.

Es por eso que te recomiendo que antes de la fecha del parto busques un hospital que promueva un parto respetado como el que tu quieres. En mi caso, vivo a las afueras de Barcelona y el Hospital San Joan de Déu no era el que me correspondía según mi empadronamiento. Aún así, si estás en el territorio español, puedes solicitar que te hagan el cambio para dar a luz en el hospital que elijas. Normalmente este trámite se lleva a cabo desde tu CAP entorno a la semana 30.

A partir de aquí, y una vez llevado a cabo las gestiones administrativas, la visita “de las correas” la harás en tu nuevo hospital y ya la próxima vez que acudas será para dar a luz.

donde tener un parto natural en barcelona

Yo escogí este hospital por su programa MARE, que aunque coincide con la palabra “madre” en catalán, significa MAternidad REspetuosa. En una primera visita orientativa detallan la información resumida de su web, y explican su filosofía a la hora de atender al parto.

  • Acompañan a la mujer en su decisión de parto natural,
  • permiten el movimiento de la madre con correas inalámbricas o de control intermitente,
  • reducen al mínimo los tactos,
  • hay bañeras en las habitaciones aunque sólo permiten la dilatación pero no hacer el expulsivo (no podía ser perfecto),
  • prefieren no hacer episoptomías ni partos instrumentalizados a menos que el caso sea especial,
  • fomentan la piel con piel incluso en las cesáreas y no te separan del niño a menos que sea estrictamente necesario,
  • promueven la lactancia materna…

Como todas esas cosas eran importantes para mí, decidí que ese era el hospital donde quería dar a luz e hicimos las gestiones de derivación pertinentes.

Este es mi caso desde Barcelona, pero hay otros muchos hospitales por todo el territorio español con esta filosofía incluso con iniciativas más modernas que permiten el expulsivo en la bañera. Te animo a que investigues para encontrar el hospital que te dé la confianza que necesitas.

Desde aquí te animo a que te informes todo lo que puedas. Quieras o no un parto natural, cuánto más sepas, mejores decisiones podrás tomar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.