Test O´Sullivan opinión y alternativas

Si es tu primer embarazo, verás que tendrás que llevar diferentes controles como analíticas de sangre, de orina, ecografías… y de cara a la semana 24 te comenzarán a hablar del test O'Sullivan.

Este test es el protocolo que se usa en España para determinar la posible diabetes que se puede desarrollar durante el embarazo.

Pero, ¿es esta la única manera de diagnosticar una diabetes gestacional?

¿Qué es la diabetes gestacional?

La diabetes gestacional es la imposibilidad de procesar correctamente los hidratos de carbono que consume la gestante, y en consecuencia esto provoca hiperglucemia (niveles altos de glucosa en sangre).

El estudio de la diabetes gestacional pretende detectar el caso de riesgo cuanto antes para poder darle el tratamiento adecuado. Es posible que aunque antes no hubieras tenido esta enfermedad, sí la desarrolles estando embarazada, ya que durante esta etapa se producen muchos cambios.

Riesgos de la diabetes gestacional

Se estima que el riesgo aproximado de sufrir diabetes gestacional se sitúa entre un 5 – 12% de las mujeres embarazadas.

Tan solo 20% de estos casos, acaban necesitando medicación para tratar la diabetes, el resto se suele controlar con un protocolo de alimentación y ejercicio.

Puede provocar problemas serios durante el embarazo y en el parto. Las complicaciones asociadas a la diabetes gestacional son:

  • Mayor probabilidad de bebé grande por edad gestacional
  • Mayor riesgo de desarrollar preeclampsia (complicaciones por presión arterial elevada)
  • Mayor riesgo de prematuridad
  • Mayor riesgo de distocia de hombros al nacer
  • Mayor riesgo de ictericia neonatal
  • Mayor probabilidad de que los hijos desarrollen obesidad, problemas crónicos de salud o diabetes a largo plazo
  • Mayor probabilidad de que la mujer desarrolle diabetes tipo 2 a largo plazo.

¿En qué consiste el test O'Sullivan?

Es una concentración de glucosa que debe ingerir la gestante entre la semana 24-28 para realizar un estudio sobre la reacción de su cuerpo a los carbohidratos.

La embarazada consume una concentración de 50 gr de glucosa en ayunas y se analizan sus niveles de azúcar en sangre pasado un tiempo. Si los parámetros están dentro de los valores que se estiman fuera de riego de diabetes gestacional, se acaba la prueba. Si no, se repite a las 3 horas con una concentración más alta (100 gr) para poder descartar un falso positivo.

Para que lo entiendas rápidamente, es esa prueba bastante famosa de la que probablemente te han hablado otras embarazadas porque no han tenido muy buena experiencia tomándose ese “zumo”.

test o sullivan opiniones

Cribado universal de la diabetes en España

Esto quiere decir que todas las embarazas deben someterse a esta prueba independientemente de las características personales de salud de cada persona.

El problema es que no existe un consenso sobre la evidencia sobre el cribado, diagnóstico o tratamiento de la diabetes gestacional.

Cribado por factores de riesgo de la diabetes gestacional en otros países

En cambio, este protocolo diferencia entre mujeres con factores de riesgo a las que realizar el cribado de diabetes gestacional y las de bajo riesgo a las que no se le realizaría.

Los motivos que incrementan este riesgo son:

  • obesidad,
  • edad avanzada,
  • antecedentes de familiares con diabetes gestacional,
  • pertenecer a algunas etnias específicas con mayor prevalencia de la diabetes gestacional.

Este protocolo es el que se sigue por ejemplo en el Reino Unido.

Efectos secundarios de la prueba del azúcar

Los efectos adversos de la prueba que más reportan las mamás son:

  • Náuseas
  • Vómitos
  • Mareos
  • Dolor de cabeza
  • Diarrea
  • Fatiga

Los efectos secundarios se agravan en el caso de obtener un resultado alterado y tener que repetir la prueba por segunda vez y con una cantidad más elevada de glucosa. En muchos casos, este segundo test descarta la diabetes gestacional.

¿Qué alternativa hay al test O'Sullivan?

La alternativa al test, como había leído de otros casos de mamás revolucionarias, era la derivación a un endocrino para elaborar mi perfil glucémico.

No es la única forma de evaluar la diabetes gestacional, pero sí la alternativa más viable.

¿Cómo se realiza el estudio del perfil glucémico?

Se realiza con un glucómetro. Es un aparato que funciona de manera muy sencilla.
Colocas la tira reactiva en el aparato, te haces un pequeño pinchacito en la parte más externa de alguna de las yemas de los dedos y pones una gota de sangre en la tira para que se analice. En cuestión de 3 segundos tienes el veredicto en la pantalla.

Lo malo de este test es que dudo que jamás lo tomarán como el protocolo estándar para un cribado universal porque es más lento que el test O'Sullivan.

Seguir esta vía implica más recursos de tiempo y de personal: derivación al especialista y visitas rutinarias para control de peso y resultados.

Mi experiencia con el test de azúcar O'Sullivan

Durante mi embarazo quise entender el proceso, no tenía bastante con hacer lo que el médico decía sin cuestionarme nada. Llámame paranoica, pero después de ver lo que hace la industria de la alimentación no me parece más fiable la industria farmacéutica.

Cuando supe en qué consistía el test me pareció una barbaridad ingerir esa cantidad de glucosa además del resto de ingredientes que componen ese líquido (se lista incluso aceite de palma).

En mi día a día mi alimentación se basa en comida real y siempre había deporte incluso estando embarazada. Considerando que era de bajo riesgo quise tomar otra vía.

Reconozco que salirme del “protocolo de la seguridad social” no era lo que más ilusión me hacía ni a mí ni al equipo de médicos.

Lejos de acompañarme en mi decisión, darme toda la información necesaria sobre beneficios y riesgos de mi alternativa, me coaccionaron y me chantajearon emocionalmente con comentarios contantes como: estás poniendo a tu bebé en riesgo, es tu responsabilidad…

Por su puesto que es mi responsabilidad, ¿de quién si no? Pero tomase la decisión que tomase era y será mi responsabilidad. Noté queme trataban como una cría y como una loca, pero a pesar de todo no me derrumbé (aunque reconozco que por poco ay que eran muy insistentes) conseguí que me derivaran a la endocrina.

En la semana 24 tuve mi primera visita, la endocrina fue muy agradable y a pesar de no tener experiencia con estos casos, ya que era la primera embarazada que atendían con este propósito, no cuestionó mi decisión. Básicamente, lo que me habría con mi matrona y ginecóloga.

test indice glucemico embarazo

Salí de la consulta con deberes, hacerme unos pinchacitos 6 veces al día durante 10 días para evaluar como estaban mis niveles de glucosa antes y después de las comidas.

Con cada pinchazo rellené el cuadro que me facilitó la endocrina y volví pasados estos días para su evaluación. A pesar de que todos los valores estaban dentro del rango, decidieron seguir haciéndome controles más puntuales para asegurarnos que todo estaba bien, ya que a medida que avanzan las semanas de gestación se multiplica el riesgo de padecer diabetes gestacional.

No me costaba hacer el seguimiento, pero sí que cierto que pensé ¿hasta cuándo hay que estar “preocupado por seguir pasando las pruebas”?

Resumen

Dicho todo esto, a día de hoy aún falta evidencia científica en este tema.

No hay consenso de ningún tipo,

  • ni en el cribado,
  • ni en el método de evaluación de la diabetes gestacional,
  • ni en los valores que se consideran óptimos en un estudio de glucemia en sangre,
  • ni tan siquiera hay unanimidad sobre el mejor momento del embarazo para hacer este tipo de pruebas,
  • ni la mejor intervención para controlar la diabetes gestacional una vez diagnosticada…

Estaremos a la espera de que aparezcan resultados de estudios más concluyentes y así se revisen los protocolos e intenten mejorarlos.

Mi caso y el de otras mujeres deja en evidencia el poco respeto a la decisión informada de mujeres sanas sin factores de riesgo. Considero que estamos en un sistema aún muy patriarcal en el que se hace lo que dice el médico, sin respetar los derechos de la mujer.